TITLE

DESCRIPTION

Cómo cuidar los oídos de los niños este verano

Con el verano llega el buen tiempo. Es la mejor época para ponerse el bañador y zambullirse en el agua para combatir las altas temperaturas. No obstante, el calor, la humedad retenida, los cambios bruscos de presión, etc., constituyen una fuente importante para el desarrollo de microorganismos y bacterias que pueden dañar los oídos, causando hongos e infecciones e incluso derivar en una pérdida de audición.

También pueden afectar a la salud auditiva los excesos de ruidos de las fiestas populares con la música a todo volumen, la feria con sus pitidos y reclamos para las atracciones, los locales de ocio o las terrazas.

Teniendo en cuenta todos estos factores, es importante cuidar los oídos del niño durante la época estival para evitar problemas antes de que empiece el cole. Desde Gaes Junior, queremos daros una serie de pautas a tener en cuenta para la protección y el cuidado adecuado de los niños sin que tengan que renunciar a disfrutar de las vacaciones.

¡Aquí van nuestros consejos Junior!:

– Evitar que los niños naden en aguas poco saludables. Las aguas contaminadas propician la aparición de gérmenes y bacterias que ocasionan, entre otras complicaciones, infecciones en el oído (otitis).

– Los niños pueden zambullirse en la playa o en la piscina, pero despacio, sobre todo si las aguas son profundas. Una zambullida precipitada podría provocar la entrada brusca de agua en los oídos y la consiguiente aparición de infecciones.

– Una vez los niños acaben de jugar en el agua o salgan de la ducha, hay que secar bien los oídos con la punta de la toalla o con un paño o volteando la cabeza hacia un lado para eliminar cualquier residuo líquido del interior del oído. Así evitaremos que la humedad ocasione hongos o infecciones y que se generen tapones de agua.

– No utilizar bastoncillos o elementos punzantes para retirar la cera y limpiar el oído. El uso de estos elementos puede obstruir el canal auditivo empeorando el taponamiento. En todo caso, utilizar toallitas.

-¡En verano el contacto de los niños con el agua es vital! Por eso no hay que olvidar lo importante que es proteger adecuadamente los oídos para que no se generen tapones. El uso de protectores auditivos disminuye el nivel de humedad provocado por el contacto con el agua, y por tanto, se reduce el riesgo de padecer otitis. Estos protectores, que se fabrican a medida, son adecuados tanto para niños como para adultos y están hechos con material hipoalergénico, ligero y flexible. Asimismo ofrecen la mejor defensa contra el agua al adaptarse totalmente a la forma del canal auditivo. En los centros Gaes IAI encontraréis además unas bandas protectoras para el baño hechas con material de neopreno que pueden utilizarse conjuntamente con los moldes de baño evitando el contacto directo con el agua y que ésta entre en el canal auditivo.

– Evitar la exposición prolongada a ruidos fuertes y a corta distancia, como por ejemplo el de los petardos en fiestas populares o el de las atracciones de las ferias.

– Limitarles el tiempo de escuchar música mediante auriculares desde el reproductor mp3 y reducir el volumen si es demasiado alto.

– Y por último, si viajáis en coche muchas horas o cogéis un avión, dales un chicle para masticar durante el camino y/ó durante el aterrizaje o el despegue del avión (si se trata de un bebé ponerle el chupete) para que anule el efecto del cambio de presión.

Esperamos que estos consejos os sean útiles y, sobretodo recordad: si aparecen ruidos o molestias auditivas aun aplicando estas recomendaciones, no dudéis en acudir a vuestro especialista lo antes posible.

Archivo


Especialistas en el desarrollo infantil. Siempre al lado de los niños con pérdida auditiva y sus familias.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Programa de patrocinio deportivo

Para profesionales médicos