Beneficios de la Música en Niños

Pocas cosas son tan evidentes como los numerosos beneficios de la música en el ser humano. No sólo aportan bienestar emocional y anímico, sino que, además les hace experimentar la vida con más color. Los niños no son inmunes a la magia de la música, al contrario, son seres aún más sensibles de lo que parecen y disfrutan tanto o más que los adultos de las melodías que tienen para ellos la vida.

La música es un estímulo esencial en ellos: les transforma, les divierte y les enseña muchas cosas. Por ello, debemos conocer todos los efectos positivos que tiene sobre ellos para así aprovecharlo al máximo en su desarrollo. Tanto ser simple espectador de las melodías como artífice de ellas, tiene efectos muy positivos en nuestros peques.

 

Beneficios de la Música en Niños

 

1. Fomenta la creatividad

La música, las melodías y sonidos, estimulan la región derecha del cerebro que está especializada en sentimientos y habilidades especiales visuales y sonoras, como la música o el arte. La música hace que la imaginación del niño viaje por diversidad de mundos diferentes, que viva experiencias y emociones que hacen que enriquezca su mente. Ello ayudará a potenciar su creatividad.

 

2. Potencia la concentración

Escuchar música hace que el niño centre su atención en los diferentes sonidos y tonos de la canción, potenciando su concentración. Instrumentos como la guitarra, piano y violín son las mejores opciones a partir de los 5 años, su práctica constante hará que desarrollen una mayor capacidad de memoria, concentración y coordinación.

Además de ayudarles con la concentración, se verá reflejado en un aumento de su autoestima al cumplir con los desafíos que implica el aprendizaje de un instrumento, mientras por el camino llegan a comprender la importancia de ser perseverantes.

 

3. Mejora su psicomotricidad

Bailar hace que los niños sigan el ritmo de la música encontrando una nueva forma de expresarse a través de su cuerpo. Brazos y piernas empiezan a moverse de forma armónica, coordinando sus movimientos, o intentándolo, y mejorando su desarrollo psicomotriz, pues no sólo les divierte, sino que les aporta una manera nueva para expresarse. Ello aumentará su rendimiento físico, facilitando el sueño y reduciendo el estrés.

 

«No existe casi ninguna parte del cerebro que no se vea afectada por la música»

 

4. Mejora la percepción auditiva

Las diferentes notas, graves y agudas, hacen que el oído del niño comience a diferenciar las diferentes tonalidades de las melodías. Su tímpano empieza a educarse y a madurar reconociendo los diferentes sonidos, mejorando su sistema auditivo y, además, facilitándole una vía más para percibir emociones a través de un lenguaje más abstracto.

 

5. Refuerza el lenguaje

A los niños les gusta la repetición e imitación, cantar piezas que ellos conozcan potenciará y perfeccionará su lenguaje y aprenderán a comunicar de otra manera sus sentimientos y emociones, además de ayudarles a memorizar y a aprender nuevas palabras y entonaciones.

 

«Somos criaturas musicales de forma innata, desde lo más profundo de nuestra naturaleza»

 

6. Ayuda a socializar

La música ayuda a socializar. Gracias a la música se crean grupos donde los niños y niñas comienzan a comunicarse entre ellos. El trabajo musical fortalece el trabajo cooperativo, el respeto a sí mismo y de los demás, tolerando los errores de otros, la solidaridad y estar más abierto a la crítica.

 

“Los niños son seres emotivos y el sonido tiene una poderosa acción sobre la afectividad.”

 

7. La música ayuda a trabajar la educación emocional de los niños.

La música es imprescindible para los niños desde las edades más tempranas. Les ayuda a vincularse con las emociones que sienten, a controlarlas, a identificarlas. Mediante la música, es posible educar en emociones a nuestros peques y puede ayudarles con la difícil tarea que resulta crecer y enfrentarse a nuevos desafíos.

Los beneficios de la música son muchos y muy diversos, que no sólo se aplican a los más pequeños, sino también a nuestros jóvenes y adolescentes. Estos, quizá, son los que más acostumbrados están a dejarse llevar por una buena canción o por la euforia que las melodías pueden despertar, pero el valor terapéutico y de desarrollo que la música ofrece a nuestros hijos, es algo que se percibe desde tiernas edades.

 

La Musicoterapia para niños sordos.

 

Se ha comprobado, además, que la musicoterapia mejora la locución de los niños con pérdida auditiva. Ayuda a que el habla sea más rítmica y a través del canto consiguen reforzar la lengua, controlar la salivación y la respiración.

Sentir el ritmo en la piel les hace moverse, bailar, y así aprender a coordinar los movimientos corporales, desarrollar un mejor equilibrio y un mejor control de la postura.

Tanto si vuestro hijo es un melómano empedernido como si disfruta practicando del aprendizaje de algún instrumento (con su debida protección auditiva), los beneficios de la música son indiscutibles. ¡Son todo ventajas!

 

En caso de sospechar de pérdida auditiva, consultad con vuestro pediatra y, tras el informe del especialista, podéis pedir cita directamente en nuestros Centros GAES IAI, a través del formulario de Solicitud de Cita o a través del teléfono de Atención al Cliente 900 835 707.

 

Más enlaces de interés:

“Bailar para ser Feliz” – GAES Junior

“Autoestima: clave para el éxito de nuestros hijos” – GAES Junior

 

Fuentes:

ayudaenaccion.com

bebesymas.com

visualfy.com

clubpequeslectores.com

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo