TITLE

DESCRIPTION

Carnaval: Risas y Ruido

Los Carnavales se acercan, y todos los peques se están preparando ya para esta fiesta. En el cole ya están empezando a hacer manualidades propias de la festividad y están ansiosos por tener ya su disfraz listo. Desde el 28 de febrero hasta el 4 de marzo, estaremos oyendo música, risas, cantos y gritos de personas que quieren unirse a una de las fiestas más alegres del año. Sin embargo, es importante estar alerta, porque en esta época del año, aumenta el número de casos de personas con dolencias en los oídos, causados principalmente por el ruido excesivo de infinidad de instrumentos y eventos.
El Oído humano es capaz de soportar 85 decibelios, pero en Carnaval el ruido puede ascender a los 120 decibelios, gracias a algunas bocinas e instrumentos de sonido intenso. A partir de los 85 decibelios, el ruido que el oído soporta, puede derivar en algún problema auditivo.
Después de estas fiestas, tanto peques como adultos, pueden tener la sensación de pitidos, tapones en los oídos o dolor. Todo esto es debido al ruido desmesurado. Así que, para evitar todos estos inconvenientes, recomendamos que los peques vayan a estas fiestas con protectores auditivos, que garanticen que nuestros hijos estarán más protegidos contra ruidos tan repentinos y exagerados.
Adicionalmente a esto, recomendamos que estén lo más lejos posible de bocinas, equipos de sonido e instrumentos ruidosos, como tambores, trompetas, silbatos y similares.
Es labor nuestra también cuidar de los más pequeños de la casa en momentos en los que están más distraídos y felices, pues muchas veces el ajetreo del evento, no nos deja ver los peligros a los que pueden estar expuestos.

¡Disfrutad de un excelente Carnaval, eso sí, siempre vigilando de la salud auditiva de vuestros peques!

Archivo


Especialistas en el desarrollo infantil. Siempre al lado de los niños con pérdida auditiva y sus familias.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES