TITLE

DESCRIPTION

¿Cómo cuidar los oídos de los peques en verano?

Dentro de poco vuestros peques saldrán del cole con muchas ganas de pasar unos cuantos meses libres de deberes y clases. Muchos de vosotros ya tendréis planificadas vuestras vacaciones en las que posiblemente se incluyan algunas actividades acuáticas para la familia ¿A que sí? Y es que con el calor que se avecina y con el maravilloso sol que hace, seguramente necesitaréis de mucha protección…y no sólo solar.
Como ya sabréis, es importante cuidar de nuestros peques en esta época porque suelen cometer algunas imprudencias propias de la euforia de la juventud. Pero es necesario estar atentos a ciertas actividades o momentos que podrían perjudicar seriamente su salud, en especial, su salud auditiva. Como por ejemplo:

1- Zambullirse de golpe en el agua: esto puede provocar daños en el tímpano, por la presión, además de hacer que el agua se le introduzca dentro del oído, incluso si lleva tapones. Esto podría ocasionarle Otitis y otras infecciones.
2- Mojarse los oídos: dejar que el agua se introduzca en los oídos, puede ocasionar infecciones y problemas de hongos en el conducto auditivo.
3- Entrar y salir mucho del agua sin secarse bien: podría llevar al pequeño a resfriarse y así ocasionar problemas respiratorios que puedan extenderse a los oídos.
4- Usar auriculares con volumen alto: Esto ocasiona que el niño vaya perdiendo poco a poco la capacidad auditiva, así como lograr afectar irreversiblemente el oído.

Por estas cosas y más, es necesario tomar una serie de precauciones que ayudarán a evitar que vuestro peque o adolescente no padezca de afecciones auditivas este verano. Recomendamos lo siguiente:

1- Si tus peques se van a bañar en la piscina o en el mar, protege sus oídos con tapones de baño, que se adaptan totalmente al conducto auditivo, protegiéndolos de posibles infecciones provocadas por el agua. Los puedes encontrar en tu Centro GAES IAI
2- En verano, ¡Nada de Ruidos fuertes! Los petardos y algunas canciones de atracciones de feria podrían perjudicar irreversiblemente su audición. Evita que esté demasiado tiempo expuesto a este tipo de ruidos.
3- ¡Moderación! Evita que tengan el volumen de la música o del televisor muy alto.
4- ¡Oídos secos! Si tu peque está entrando y saliendo del agua constantemente, debes secarle cuidadosamente con un paño o toalla los oídos para así evitar que los tengan siempre mojados.
5- Escuchar música sí, pero poco tiempo con los auriculares y a un volumen moderado. En edades tempranas, el oído es muy sensible y es fundamental alejar a nuestros peques de actividades que puedan dañar permanentemente su audición.
6- Meterse en la piscina, no Zambullirse. Si vuestro peque tiene la costumbre de zambullirse en el agua en vez de meterse con cuidado, debéis evitar que lo siga haciendo, porque la presión del agua, al entrar en los oídos, puede ocasionar lesiones en el tímpano así como infecciones internas.
7- Dentro del oído, nada. Es importante que el pequeño no se introduzca nada en los oídos: ni juguetes, ni bastoncillos, ni palitos…nada. Esto le podría lesionar el oído interno y ocasionar daños permanentes.

Además de esto, si queréis que se refuerce el sistema inmunitario de los más pequeños de la casa durante esta época, os aconsejamos llevar una dieta rica en frutas como la naranja, la piña, y las fresas, por ejemplo. Las frutas tienen muchas vitaminas, es por ello que son las eternas aliadas para unas vacaciones con mucha energía y diversión. ¡Y qué bien sienta un fresco zumo de sandía después de una larga tarde en la playa!

Archivo

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES