Concienciación para el Cambio

Cada día llegan al mundo, de media, más de 370.000 nuevas vidas. Un momento mágico que viene cargado de ilusión, retos y futuro para el recién nacido y para su familia. Nosotros, como especialistas en desarrollo infantil, queremos que cada nueva personita que llega a este mundo venga copada de esperanza y oportunidades indistintamente de los obstáculos que se le presenten en la vida.

Queremos un mundo igualitario en el que el futuro de esas pequeñas personas no venga condicionado por su color de piel, su clase social o su sexo. La educación y la normalización son el primer paso para conseguir que todos los niños sean tratados de igual forma y que tengan las mismas oportunidades para hacer realidad sus sueños.

En GAES Junior nos sentimos corresponsables de esta educación y nos esforzamos por informar y orientar. Normalmente nos encontramos con que la mayoría de los niños y familias que nos visitan, además de hacer frente a dificultades en la audición de los más peques, deben trabajar con más intensidad para sentirse aceptados en el grupo. Los más pequeños a veces se muestran distantes con los niños que, por ejemplo, visten audífonos. Su reacción no responde a la maldad, sino al simple desconocimiento o al “temor de lo diferente”. Éstos se muestran a veces a la defensiva porque no entienden qué es ese aparato que lleva su compañero de clase y por qué debe llevarlo. Deben acostumbrarse a ver con normalidad este tipo de diferencias.

 

Un día diferente

Nuestra labor va más allá de la preocupación en el desarrollo de nuestros Juniors. En el edificio corporativo de GAES, en Barcelona, recibimos decenas de visitas escolares que permiten a los niños conocer cómo funciona el sistema auditivo y cómo debemos cuidar todos de nuestros oídos. Además, también les mostramos a los más pequeños la realidad con la que conviven las personas con pérdida de audición.

 

Todo esto nos permite trabajar valores como la solidaridad, la empatía y el respeto.

 

Tras estas visitas, los niños entienden las necesidades especiales de su compañero de clase, Juan, que sufre pérdida auditiva y porta audífonos. A través de estos encuentros, los peques conocen otros tipos de ayudas auditivas y llegan a asimilar su situación de una manera más natural. Entienden que su compañero Juan es tan simpático, juguetón e inteligente como ellos, tan sólo le cuesta un poco oír y entienden que ello no puede conllevar, en ningún caso, a la burla o el menosprecio.

Y es que hay centenares de niños como Juan, y sus compañeros y amigos acaban entendiendo que esa característica lo hace más especial, o más sensible, pero no menos valioso ni merecedor de respeto y comprensión.

Porque vuestro hijo, como Juan y cualquier otro pequeño con pérdida auditiva, debe tener los mismos derechos que el resto de niños. Aquellos derechos que les permitan convertir sus sueños en realidad.

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo