¿Déficit de Atención, Trastorno del procesamiento Auditivo o Sordera?

A medida que van creciendo, nuestros niños comienzan a mostrar un desarrollo determinado que, en ocasiones, puede ser diferente al esperado. Retrasarse en la escuela. No seguir las instrucciones correctamente. Parecer “fuera de lugar” en las situaciones sociales… Estos pueden ser señales tanto del Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) como del trastorno del procesamiento auditivo o TPA (APD, por sus siglas en inglés) o de la sordera, tres condiciones muy diferentes que en ocasiones se parecen y pueden ser diagnosticadas incorrectamente.

¿Cómo podemos diferenciar el déficit de atención, del trastorno del procesamiento auditivo y de la sordera?

 

¿Qué es?

 

  • Trastorno del Procesamiento Auditivo (TPA): Condición cerebral que dificulta procesar lo que el oído escucha, como reconocer diferencias sutiles en los sonidos que constituyen las palabras. Afecta las habilidades relacionadas con el lenguaje receptivo y el lenguaje expresivo.
  • Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH): Condición cerebral que dificulta que los niños pongan atención y permanezcan enfocados. Pueden ser impulsivos, hiperactivos y tener problemas con el autocontrol. A menudo tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo, incluyendo la memoria funcional. Pueden tener problemas para manejar y comprender las emociones.
  • Sordera o Hipoacusia: La sordera se refiere a la pérdida o anormalidad de una función anatómica y/o fisiológica del sistema auditivo, y tiene su consecuencia inmediata en una discapacidad para oír, lo que implica un déficit en el acceso al lenguaje oral. La audición es la vía principal a través de la que se desarrolla el lenguaje y el habla, por ello debemos tener presente que cualquier trastorno en la percepción auditiva del niño, a edades tempranas, va a afectar a su desarrollo lingüístico y comunicativo, a sus procesos cognitivos y, consecuentemente, a su posterior integración escolar, social y laboral (FIAPAS, 1990).

 

Signos

 

  • Trastorno del Procesamiento Auditivo:
    • Parece “desconectado” debido a que no entiende lo que se dice.
    • Parece olvidadizo.
    • Tiene problemas para seguir conversaciones y responder cuando le hacen preguntas.
    • Con frecuencia pide a las personas que repitan lo que han dicho; a menudo responde “¿eh?” o “¿qué?”.
    • Tiene problemas para seguir indicaciones e instrucciones habladas.
    • Puede que no hable claramente, confunde sonidos similares como “dos” en lugar de “voz”.
    • Tiene problemas para hacer rimas.
    • Puede ser muy sensible al ruido y distraerse fácilmente con los ruidos fuertes y repentinos.
    • Tiene dificultad con las actividades que implican comprensión auditiva.
    • Puede que prefiera leer los cuentos él mismo en lugar de que alguien los lea en voz alta.
  • Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad:
    • Parece “desconectado” debido a la falta de atención.
    • Parece olvidadizo.
    • Tiene problemas para enfocarse en la conversación y responder a preguntas orales.
    • Frecuentemente no reacciona o responde cuando se le habla. Cuando se le presiona podría decir: “¡no te escuché!” o “¿qué?”.
    • Le cuesta permanecer organizado y enfocado en la tarea.
    • Tiene problemas para seguir instrucciones.
    • Interrumpe a las personas y dice cosas inapropiadas abruptamente.
    • Se distrae fácilmente con cualquier cosa que suceda a su alrededor: sonidos, imágenes, actividad.
    • Tiene dificultad para quedarse quieto durante actividades que así lo requieren.
    • Está constantemente jugando con objetos y moviéndose, y se aburre fácilmente a menos que la actividad sea muy divertida.
  • Sordera o Hipoacusia: los signos de la sordera infantil se asemejan a los del TPA.
    • No reacciona ante sonidos fuertes. Por ejemplo, la caída de un objeto pesado, el sonido de una puerta que se cierra de golpe, etcétera.
    • No emite ningún sonido o no gira la cabeza cuando le hablan.
    • Los bebés tienden a dejar de balbucear o los balbuceos pasan a ser gritos de alta frecuencia.
    • No comprende palabras que deberían serle familiares o las confunde.
    • No juega con sus vocalizaciones imitando las del adulto.
    • El bebé no responde a órdenes sencillas.
    • El bebé no reconoce su nombre.
    • No presta atención cuando le leemos un cuento.
    • No consigue hacer frases de dos o más palabras.

 

Impacto social y emocional

 

  • Trastorno del Procesamiento Auditivo: Los niños con TPA pueden no darse cuenta de las pistas sociales porque tienen que esforzarse mucho en entender las palabras que se dicen. Puede que no entiendan la ironía y las formas de conversación no verbales. En consecuencia, puede que eviten socializar o se aíslen durante las reuniones porque seguir el hilo de la conversación puede ser estresante y agotador.
  • Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad: Los niños con TDAH puede que tengan problemas para seguir las reglas sociales, lo cual puede dificultar que hagan amigos y los mantengan. Puede que reciban muchos comentarios negativos porque se portan mal o no ponen atención. Esto puede provocar que se sientan excluidos o el “niño malo”, y en consecuencia tengan baja autoestima.
  • Sordera o Hipoacusia: los niños con sordera o pérdida auditiva, tienden a parecer despistados o desentendidos por su incapacidad de asimilar toda la información a su alrededor. Pueden evitar entablar conversaciones por ser incapaces de seguirlas y ello los llevará a aislarse o a dejar de hablar y practicar el lenguaje. También pueden desarrollar una autoestima baja y tener arranques de frustración que afecten sus interacciones con los demás.

 

¿Qué hacer?

 

  • Trastorno del Procesamiento Auditivo:
    • En la escuela: Los peques deberán sentarse más cerca del profesor. Éste deberá hacer contacto visual a menudo con el niño en especial cuando hable y deberá proporcionarle más tiempo para leer y escribir. Podrá también facilitarle los apuntes de clase y disponer un lugar tranquilo para que el niño haga su trabajo individualmente.
    • En casa: establece un lugar tranquilo para que nuestro niño haga los deberes, acompañar sus rutinas con el uso de ayudas visuales como calendarios con colores, listas para revisar los deberes pendientes y hacer que se concentre en lo pendiente. Dar instrucciones simples, sin demasiados pasos. Siempre establece contacto visual y apagar cualquier dispositivo que pueda distraerle. En caso de visualizar contenido multimedia, añadir subtítulos para que nuestro hijo pueda acompañar lo que oye con la lectura.
  • Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad:
    • En la escuela: adaptación educativa para estos pequeños. Adaptaciones como: Tiempo extendido en los exámenes, Sentarse cerca del maestro y alejado de distracciones. Acordar una seña no verbal que el maestro usará para lograr la atención del niño. Usar horarios con imágenes o escritos para las actividades diarias.
    • En casa: Establecer un área para hacer la tarea que sea silenciosa y sin distracciones. Usar apoyos visuales como horarios visuales, listas de revisión y notas adhesivas para ayudar a su hijo a enfocarse en lo que está haciendo y terminarlo. Proporcionar estructura creando rituales y rutinas diarias.
  • Sordera o Hipoacusia:
    • En la escuela: adaptación con bucle magnético, sistemas FM, y herramientas visuales que aporten información a lo que el niño es capaz de asimilar. Que el profesor mantenga el contacto visual con el alumno con hipoacusia y que dé las órdenes lo más cortas y precisas posibles. Que el alumno se siente cerca del profesor y evite un lugar donde pueda tener demasiadas distracciones.
    • En casa: elegir un lugar tranquilo para que nuestro niño haga los deberes, acompañar sus rutinas con el uso de ayudas visuales como calendarios con colores. Siempre establecer contacto visual y apagar cualquier dispositivo que pueda hacer ruido excesivo. En caso de visualizar contenido multimedia, añadir subtítulos para que nuestro hijo pueda acompañar lo que oye con la lectura.

 

Ayuda profesional: lo primero siempre para toda situación es acudir al pediatra. A partir de ahí, el doctor derivará a los especialistas pertinentes.

 

  • Trastorno del Procesamiento Auditivo: Lo primero será siempre acudir al pediatra. Éste deberá derivar al pequeño a los especialistas pertinentes entre los que se encuentran: audiólogos, psicólogos, terapeutas educativos para facilitar su adaptación escolar y patólogos del lenguaje y habla, para acompañarlos en el proceso del desarrollo del habla y lenguaje.
  • Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad: Pediatras, pediatras del desarrollo y el comportamiento, enfermeros practicantes, psiquiatras: Diagnostican el TDAH y pueden prescribir medicamentos para el TDAH. Psicólogos clínicos infantiles y Neuropsicólogos pediátricos que diagnostican el TDAH y condiciones mentales comunes que pueden estar presente simultáneamente. También pueden evaluar las dificultades de aprendizaje, las cuales a menudo coexisten con el TDAH. Terapeutas educativos y entrenadores organizacionales ayudarán al pequeño a organizarse y a educarlo en gestión del tiempo.
  • Sordera o Hipoacusia: tras acudir al pediatra, éste derivará al niño a los especialistas dedicados a la audición, como los otorrinolaringólogos. Estos derivarán al especialista audiólogo para realizar unas pruebas subjetivas auditivas. Adicionalmente a esto, será necesario que tanto psicólogos, logopedas, terapeutas educativos y patólogos del lenguaje acompañen al pequeño en el proceso de adquisición y desarrollo del habla y el lenguaje, además de que le ofrezcan una guía de adaptación al entorno educativo.

 

En caso de sospechar de pérdida auditiva, consultad con vuestro pediatra y, tras el informe del especialista, podéis pedir cita directamente en nuestros Centros GAES IAI, a través del formulario de Solicitud de Cita o a través del teléfono de Atención al Cliente 900 835 707.

 

Más enlaces de interés:

“Sordera en la Adolescencia” – GAES Junior

“Consejos para Adolescentes para prevenir la Pérdida Auditiva” – GAES Junior

“Cómo actuar ante la pérdida auditiva de mi hijo” – GAES Junior

 

Fuentes:

understood.org

clinicainternacional.com.pe

 

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo