Desarrollo de la Audición y el Lenguaje

Es habitual que, a lo largo del desarrollo de nuestros niños, su comportamiento varíe en función de sus necesidades. Sin embargo, existen ciertos comportamientos o indicios que nos muestran que todo va correctamente, según su edad y su momento de maduración.

 

Durante el primer año de edad, los peques suelen tener reacciones y comportamientos similares a los que a continuación se describen:

 

Desde su nacimiento a los 3 meses de edad.

  • Se sobresalta ante los ruidos fuertes.
  • Se despierta ante los sonidos.
  • Parpadea o abre más los ojos ante los ruidos.
  • Puede agitarse ante ruidos y sobresaltos.

 

De 3 a 4 meses de edad.

  • Se tranquiliza con la voz de la madre o el padre.
  • Deja de jugar, escucha los nuevos sonidos.
  • Busca la fuente de sonidos nuevos que no están a la vista.

 

De 6 a 9 meses de edad.

  • Disfruta con los juguetes musicales o sonoros.
  • Arrulla y gorjea con inflexiones (cambios de tono).
  • Dice “mamá”, “papá” o palabras con base similar.

 

De 12 a 15 meses de edad.

  • Responde a su nombre y al “no”.
  • Cumple órdenes sencillas.
  • Tiene un vocabulario de tres a cinco palabras.
  • Imita algunos sonidos.

 

De 18 a 24 meses de edad.

  • Conoce las partes del cuerpo, o algunas de ellas.
  • Tiene un vocabulario de 20 a 50 palabras, aproximadamente, aunque no las diga del todo bien.
  • Dice frases de dos palabras.
  • La mitad de lo que habla es comprensible para los extraños.

 

De los 24 a los 36 meses de edad.

  • Tiene un vocabulario de aproximadamente 500 palabras.
  • Dice frases de cuatro o cinco palabras, y son algo más comprensibles.
  • Aproximadamente un 80 % del habla es entendible para los extraños.
  • Comprende algunos verbos e intenta conjugarlos.

 

Es importante estar al tanto de cualquier indicio que nuestros peques puedan dar de no poseer una conducta auditiva normal.

En caso se sospechar de que vuestro peque pueda tener algún tipo de pérdida auditiva, siempre es recomendable consultar con el otorrinolaringólogo y realizar una revisión auditiva completa para identificar el grado de pérdida y el posible tratamiento.

La detección precoz de cualquier tipo y grado de pérdida auditiva ayuda a prevenir más problemas en su desarrollo natural y óptimo.

 

Fuente: aeped

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo

 

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

El corazón de GAES