Desarrollo de la autonomía en Bebés

El desarrollo de la autonomía del bebé es parte del proceso evolutivo propio de nuestra especie y de todos los seres vivos. Es una capacidad que se va adquiriendo de forma gradual, acorde con la maduración y el crecimiento del individuo. Cada bebé tiene su propio ritmo, sus propias inquietudes que le van ayudando a desarrollar su autonomía conforme su grado de maduración.

No debemos obligarles ni forzar su total independencia. Del mismo modo que no podemos forzar a un bebé a caminar hasta que esté preparado para ello, tampoco deberíamos forzarle a actuar con autonomía.

Como padres, estamos encantados de que nuestros bebés estén con nosotros, pero sabemos que forma parte de un desarrollo adecuado el que nuestros peques comiencen a moverse y actuar con independencia. Pero ¿Cuándo empieza un bebé a ser más independiente?

 

Desarrollo de la autonomía del bebé.

 

Nuestros hijos crecen tan rápido que apenas nos damos cuenta. Esto nos produce sentimientos encontrados, pues cuando son pequeños queremos que crezcan porque dependen al 100% de nosotros para hacer todo y nuestro espacio se limita; pero cuando crecen y vemos que están siendo más independientes, entonces queremos retroceder en el tiempo para que esa etapa de inocencia y dependencia no pase tan rápido.

Hay muchos niños que desde edades tempranas muestran signos de independencia, pero que muchas veces por sobreprotección materna o paterna no dejamos que eso fluya.

Con esa ‘sobreprotección’ lo único que conseguimos es poner trabas para que su desarrollo de la autonomía, para que el niño explore por sí solo y desarrolle habilidades y actitudes de acuerdo a su edad. Por este motivo debemos ser bastantes cuidadosos como padres, porque el dejar que ellos, en ocasiones, hagan algunas cosas por sí solos les ayudará a desarrollarse y prepararse para su futuro.

Debemos dejar explorar y descubrir, pero no se trata de dejarles total libertad puesto que hay que supervisar. Es bueno dejar que experimenten solos con aquellas cuestiones que no entrañan mayor riesgo. Como madres y padres debemos fomentar el desarrollo de la autonomía, según lo que vaya mostrándonos su conducta y evolución.

 

Desarrollo de la autonomía en el bebé: ¿A partir de qué edad?

 

A partir del año, cuando empiezan a caminar, empiezan a mostrar ciertas señales de autonomía, y es completamente normal. Sin embargo, hay estudios que señalan que no es hasta los 18 meses cuando inician el proceso real de autonomía.

El desarrollo de la autonomía se da a lo largo de todo su crecimiento. Generalmente, a partir de los 2 – 3 años de edad, el niño muestra ciertas habilidades que, aunque no estén desarrolladas por completo, suelen ser claros indicios de que está empezando a trabajar en su autonomía e independencia como individuo.

 

Estas señales pueden ser:

  • Suele mostrarnos que quiere hacer las cosas por sí mismo.
  • Es consciente de que ya tiene mejor control sobre su cuerpo.
  • Es capaz de comunicarse por sí mismo.
  • Quiere vestirse solo.
  • Busca algo en armarios (nevera, cocina, habitaciones).
  • Comienza a hacer garabatos, pintar, sacar y guardar los juguetes, subir y bajar escaleras, abrir y cerrar puertas, cajones, etc.
  • El control de esfínteres inicia e, incluso, se consolida.
  • Se desplaza hacia donde él quiere sin necesidad de estar en brazos de mamá o papá.
  • Se esfuerza por sujetar los cubiertos sin ayuda y busca comer solo.
  • Se relaciona más a través del juego y amplía su esfera social.

 

Además de un sinfín de actividades más que van a la par de su desarrollo psicomotor. El niño ya es consciente de que puede hacer muchas cosas solo y, además, tiene la necesidad de experimentar qué se siente al enfrentarse a nuevos retos, buscándolos incluso.

Siempre habrá actividades que deberemos supervisar, pero es fundamental que respetemos el descubrimiento de su individualidad, para fomentar el desarrollo de su autonomía. Los padres debemos acompañar y corregir o ayudar cuando sea necesario, pero nunca antes. No debemos ser el juez, sino el guía.

 

¿Qué podemos hacer los padres para facilitar y respetar el desarrollo de la autonomía en nuestro bebé?

 

La imitación es un proceso vital durante esta etapa que puede convertirse en un aspecto negativo o positivo para ellos. Los niños emulan como parte esencial y natural de su proceso de aprendizaje, así que es importante que como padres cuidemos mucho lo que queremos que nuestros hijos copien de nosotros.

 

Fomentemos y cuidemos del desarrollo de la autonomía de nuestro bebé con pequeños gestos:

  • Respetar y establecer límites.
  • Valorar y motivar.
  • No delegar responsabilidades que no son adecuadas para su edad.
  • Darle su propio espacio, permitirle experimentar, que no se sienta limitado ni asfixiado.
  • Mostrar modelos adecuados para imitarnos. Explicarle qué puede o no emular y por qué.
  • Mostrar las consecuencias de los actos, sin usar la fuerza física.

 

Es importante apuntar a patrones de crianza que ayuden a fomentar el desarrollo de la autonomía de nuestro hijo para que, al final, evolucionen en adultos seguros, confiados y capaces. Se debe recordar que guiando a nuestros hijos en el aprendizaje de los hábitos de autonomía no solamente conseguimos el aprendizaje de los mismos sino que, además, les ayudamos a potenciar otras áreas de su desarrollo.

 

 

Más enlaces de interés:

“Etapas del Desarrollo del Bebé” – GAES Junior

“Desarrollo de la Audición en Bebés” – GAES Junior

“Estimulación Emocional del Bebé” – GAES Junior

 

Fuentes:

guiainfantil.com

lysmon.com

elbebe.com

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo