Día Internacional de la Niña: Por qué es importante.

Sería lógico pensar que, en pleno siglo XXI, la diferencia entre hombres y mujeres, niños y niñas, es inexistente. Desafortunadamente, la realidad es otra.

En el mundo occidental, esas diferencias sociales y familiares, son menos evidentes aunque siguen existiendo en mayor o menor medida. Pero es gracias a los proyectos gubernamentales y a la implicación altruista de la sociedad, que la línea de esa desigualdad se va desdibujando a medida que pasan los años y avanza el entendimiento.

Sin embargo, en los países menos desarrollados, donde la escasez de recursos y la falta de educación es una constante diaria, estas diferencias suelen ser mucho más notables y, en algunos casos, escandalosamente extremas.

Es por ello que, en vista del grado de diferencias y falta de empoderamiento femenino en las sociedades actuales del mundo, en el 2011, la Organización de las Naciones Unidas, proclamó el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, dando así mayor visibilidad al colectivo para así llegar a contribuir a nivel internacional con la igualdad de género, tan ausente en algunos territorios.

Dichas desigualdades pasan desde el matrimonio infantil, tan habitual en territorios como Pakistán, Indonesia, Afganistán, hasta la mutilación genital femenina que suele ser muy frecuente en regiones africanas.

La preservación de la infancia, sin importar géneros, es fundamental para el progreso de una nación y de la sociedad mundial. Es por ello que, el día 11 de octubre, es un día para recordar la importancia de la consideración del papel de la niña en la actualidad. El potencial de las mujeres de cualquier edad, marcan la tendencia de las próximas generaciones futuras. Apostar por la igualdad femenina desde niñas, es contribuir a crear un entorno más comprensivo, inclusivo y justo.

Como todos los años, este día gira en torno a una temática en particular. Este año está reservado a la “Protección de las niñas en emergencias” donde se intenta comunicar las desventajas de ser niña en muchas esferas, como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas, haciendo que las jóvenes se enfrenten día a día a graves amenazas para su bienestar y sus derechos humanos. El matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, el embarazo adolescente o la violencia de género están afectando de manera irreversible a la vida de millones de niñas, vulneraciones de derechos que se recrudecen en contextos de emergencia.

 

Pero ¿Por qué prestar especial atención a este día en particular?

La inversión en la infancia desde una perspectiva de género contribuye a lograr resultados muy positivos para el desarrollo de niñas, niños y comunidades.

“Las adolescentes tienen derecho a una vida segura, educada y sana, no sólo durante estos años críticos de formación, sino también a medida que maduran. […]

Si se les apoya con eficacia durante los años de adolescencia, tendrán el potencial para cambiar el mundo, tanto como las niñas que son hoy, como las trabajadoras, madres, empresarias, tutoras, jefas de familia y líderes políticos que serán mañana. Invertir en su potencial defiende sus derechos ahora y promete un futuro más equitativo y próspero, uno en el que la mitad de la humanidad sea un socio en condición de igualdad para la solución de los problemas del cambio climático, los conflictos políticos, el crecimiento económico, la prevención de enfermedades, y la sostenibilidad mundial.

Durante los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho progresos significativos en la mejora de las vidas en la primera infancia. En 2015, las niñas en su primera década de vida tenían más probabilidades de inscribirse en la escuela primaria, recibir las vacunas necesarias y ser menos propensas a sufrir problemas de salud y nutrición que las generaciones anteriores. Sin embargo, no se ha invertido lo suficiente para hacer frente a los retos a los que se enfrentan cuando entran en la segunda década, como obtener una educación media y superior de calidad, evitar el matrimonio infantil, recibir información y servicios relacionados con la pubertad y la salud reproductiva, como la protección contra el embarazo no deseado, las enfermedades de transmisión sexual y la violencia basada en el género.

A medida que la comunidad mundial pone en marcha los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para su aplicación en los próximos años, el Día Internacional de la Niña se presenta como una buena oportunidad para reconocer los logros obtenidos en este terreno.

—Extracto de http://www.un.org

 

Es por ello que, cualquier pequeña labor que hagamos por nuestra parte para concienciar y sensibilizar a la población sobre esta problemática, será un paso más a la igualdad y justicia de quienes representan el futuro de la sociedad tal y como la conocemos hoy y, aún más, la del futuro.

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo


Especialistas en el desarrollo infantil. Siempre al lado de los niños con pérdida auditiva y sus familias.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Programa de patrocinio deportivo

Para profesionales médicos