TITLE

DESCRIPTION

Día Mundial de Concienciación contra el Ruido

El Día Internacional sin Ruido se celebra desde 1996, motivado por la Liga para el Deficiente Auditivo en Nueva York. Su finalidad es alertar sobre el daño que el ruido puede ocasionar a nuestra salud.

El ruido es un sonido generalmente desagradable que puede llegar a afectarnos, dañando nuestro sistema auditivo e incluso generar otros problemas como déficit de concentración, estrés crónico, fatiga, ansiedad y la aparición de insomnio. En niños puede ocasionar la reducción del desarrollo cognitivo y el crecimiento infantil.

Se calcula que en España son más de 9 millones de españoles los que conviven diariamente con niveles de ruido superiores a los 65 decibelios, que es el nivel máximo recomendado por la OMS. Aproximadamente un 20% de la población española, incluido niños, está sometida a un nivel de ruido que puede afectar seriamente su salud, tal y como se recoge en el estudio «GAES – Ruido y audición en España».

¿Cómo afecta el ruido en nuestros oídos?
Los ruidos fuertes afectan los pequeños cilios que se encuentran en el oído medio, y que son los que transmiten el sonido al cerebro a través del nervio auditivo. El ruido puede ocasionar la muerte de los cilios evitando que el nervio recoja el sonido y lo transmita al cerebro, ocasionando la perdida leve o total de la audición.

Hoy en día el ruido es una problemática creciente en nuestras ciudades y especialmente en nuestros hogares, que es muy sencillo de prevenir, por lo que es recomendable:
• Evitar producir ruidos excesivos en nuestras actividades diarias.
• Bajar el volumen de la radio, la televisión, la radio.
• No tocar el claxon si no es indispensable.
• Evitar la exposición directa a altavoces.
• Realizar actividades tranquilas y hacer uso del sistema de transporte público con el fin de evitar la contaminación acústica que ocasionan motores y otros.

Recordad, además, que los bebés suelen ser aún más sensibles al ruido que los niños y adultos. Es por ello que deberéis extremar las precauciones con los más pequeños de la casa.

La solución al problema pasa primero por la prevención. ¡No lo olvidéis!

Archivo