Educar a nuestros Hijos para que sean Felices

Conseguir que nuestros hijos se conozcan, se acepten y se quieran como son, que consideren ser capaces de superar retos y amen la vida, les ayudará a ser niños y adultos felices el día de mañana.

Estos consejos os ayudarán a enfocar la educación de vuestros peques para que logren ser personas completas, niños felices y cabales. La mayor responsabilidad recae sobre los padres y es normal encontrarse con obstáculos de la rutina que impidan llevar a buen puerto este enfoque, pero es importante tener claro qué factores tratar para así aplicar nuestro esfuerzo y tiempo en lo que verdaderamente importa.

 

Hijos que se sienten capaces, toman decisiones y son responsables.

La felicidad está ligada al sentimiento de capacidad. Si nuestros hijos sienten que superan retos, que pueden resolver los problemas que van teniendo y que tienen fortalezas y talentos, ese es un poder que nadie le podrá quitar el día de mañana.

Dejar que nuestros hijos tomen decisiones y fomentar su responsabilidad son claves en la fortificación de un carácter que les permita encontrar el equilibrio para llegar a ser felices.

 

Mantener relaciones positivas

Como animales sociales que somos, nuestro bienestar está muy determinado por el tipo de relaciones que desarrollamos con los demás. Y en esto tiene mucho que ver las relaciones que nuestro hijo establecerá con las figuras de referencia: sus padres.

Comunicar de forma positiva, respetuosa y asertiva, criticando la conducta, pero no al niño, poniendo nombre a las emociones, reclamando y siendo ejemplo de respeto, así como gestionar de un modo constructivo los conflictos, aprendiendo a negociar y a establecer acuerdos sin recurrir a la agresividad, y aplicar eficazmente las claves para usar el efecto Pigmalión en positivo (esto es, creer en ellos para que alcancen su mejor versión de sí mismos sin necesidad de alimentar su ego, sólo dejándole ver que tienen mucho potencial para ser felices) son algunos de los puntos esenciales para que nuestros niños mantengan relaciones positivas y posean una autoestima sólida que le permita crear conexiones fuertes con la sociedad.

 

Conocer y saber gestionar su mundo emocional

Si nuestros hijos conocen sus emociones y aprenden a regularlas, se sentirán verdaderamente protagonistas de su vida y no rehenes de unas emociones que los dominan. Si educamos personas empáticas, sensibles, con regulación emocional, que se conozcan bien, con una autoestima fuerte, el mundo cambiaría para mejor. Ayudar a entender sus emociones, a ponerles nombre y a legitimarlas son las bases de esta gestión emocional.

 

Ante un error, aprenden y no rumian la frustración.

A nadie nos salen bien las cosas a la primera, o puede que sí, pero normalmente requiere de más intentos hasta lograr un éxito. Por eso es importante, para el bienestar de nuestros hijos, que sepan convertir la frustración en una oportunidad para aprender, para fortalecerse, que pongan el foco en soluciones en lugar de en los problemas, y que actúen dando pequeños pasos que les ayuden a lograr sus metas.

Como padres, debemos darles ejemplo con nuestra propia actitud, preguntarles por alternativas o posibles soluciones cuando nos expongan un problema y, también, legitimar su enfado sin promover pensamientos rumiantes ayudará a que el joven sepa enfocar sus esfuerzos en lo que le conviene y no en un sentimiento negativo.

 

Amor por la vida, a pesar de las dificultades.

Sin negar que la vida tiene sus sinsabores, lo que debemos realmente apreciar en la educación es que a nuestros hijos no les falte nunca el amor por la vida, por vivir, por más obstáculos que se les presente.

Tener proyectos, objetivos, ilusiones, un ocio activo y constructivo, descubrir y alimentar las ilusiones y vocaciones ayuda, sin duda, a llevar una vida más satisfactoria, sobre todo si los padres somos ejemplo de esto.

 

En definitiva, nosotros, como padres, debemos ser el ejemplo, el tren del cambio en la actitud de nuestros pequeños y, para ello, es posible que primero seamos nosotros quienes aprendamos a practicar esa filosofía de vida, antes de que nos embarquemos en enseñar a nuestros niños a ser felices.

 

“La felicidad no es la meta, sino el camino”

 

Fuente: gestionandohijos.com

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES