TITLE

DESCRIPTION

En la Fiesta de San Juan, diversión con precaución

Noche de Magia, fuego, música y diversión. Así es la Noche de San Juan cada año. Nuestros peques querrán disfrutar de esta noche también y es por ello que necesitamos tomar una serie de precauciones para que nuestros hijos gocen de esta magnífica noche sin consecuencias.
Como sabéis, en la noche de San Juan se encienden hogueras, se cantan canciones, se piden deseos, se come y bebe, se tiran petardos y se suele celebrar en la playa con lo que algún chapuzón caerá.
Pues todas estas actividades entrañan su riesgo así que a continuación daremos una serie de consejos para poder disfrutar este evento sin ninguna incidencia ni consecuencia:
1. El Fuego, no sólo quema. El fuego puede introducir pequeñas motas de ceniza en los ojos y oídos de los peques, así que no dejéis que vuestros hijos se acerquen mucho a la hoguera y siempre tened a mano una botella de agua para que, en caso dado, podáis limpiarle los ojos y las manos.
2. La Música inunda el alma, pero puede perjudicar seriamente la salud auditiva. No dejéis a vuestros peques cerca de personas que estén tocando algún instrumento musical ni cerca de altavoces, pues es muy posible que luego vuestro hijo padezca dolor de oídos, factor que puede perjudicar, a la larga, su capacidad auditiva y provocar además Tinnitus (Zumbidos en los oídos), que después podría desencadenar en alguna deficiencia en la audición.
3. Los Chapuzones nocturnos sí, pero el pelo mejor seco. Aunque esta celebración se hace justo en el comienzo del solsticio de verano y suele hacer calor, también suele celebrarse en la noche, cuya temperatura baja drásticamente varios grados y más si se celebra en la orilla de la playa, donde la brisa es constante. Bañarse en el mar de noche puede ser divertido, pero vuestros peques han de hacerlo siempre acompañados (por su seguridad) y deben secarse apenas salgan del agua para no coger frío. Además de esto, es mejor si no se mojan la cabeza porque así evitamos que el peque esté más expuesto a posibles resfriados que puedan desencadenar en alguna infección generalizada del sistema respiratorio y auditivo.
4. Luz, colores ¡Boom! Cuidado con los petardos. Muchas personas al año se quedan sordas o pierden mucha capacidad auditiva por esta “inocente” actividad. Sabemos que es divertido ver cómo se enciende la mecha, sube, salen los colores y suena…pero intentemos que nuestros peques no estén cerca de ellos. Y si quieren estar, ¡ponerles protectores auditivos! aunque rechisten. Es la mejor opción para no abandonar la diversión por precaución.

Y es que la noche de San Juan no está exenta de peligros, pero tampoco de diversión. Así que intentad divertiros mucho, pero de una forma responsable con vuestros peques. ¡Feliz noche de San Juan!

Archivo


Especialistas en el desarrollo infantil. Siempre al lado de los niños con pérdida auditiva y sus familias.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES