Estimulación Auditiva Prenatal

El oído y la audición del bebé.

 

Desde el momento de la concepción, el feto comienza a tomar cada vez más forma, desarrollándose a una considerable velocidad. A partir de la tercera semana de embarazo ya se empieza a desarrollar el oído de nuestro bebé, y es en el segundo trimestre de gestación cuando tiene el sentido de audición plenamente activo, siendo capaz de realizar movimientos dentro del vientre de la madre en base a los sonidos que escucha del exterior. Es en ese momento que el bebé es capaz, incluso, de reconocer las voces más familiares, especialmente la de su madre, que supone todo un estímulo para su desarrollo prenatal.

El feto mientras crece, va percibiendo diferentes sonidos que estimulan su desarrollo del sentido auditivo. El vientre materno es un entorno muy rico en sonidos. El feto escucha el latido del corazón de la madre, el ruido de la placenta, del sistema digestivo, la respiración, y sobre todo, la voz de la mamá.

El pequeño suele percibir los sonidos a través de vibraciones que llegan, sin mayor inconveniente, al entorno intrauterino. Sin embargo, no es hasta el quinto o sexto mes de embarazo, en que el bebé empieza a percibir y escuchar más activamente, por lo que puede ser un buen momento para empezar con la estimulación auditiva (No obstante, se puede comenzar antes si se desea).

Numerosos estudios han demostrado cómo el bebé responde según el tipo de música o sonido que escuche, reaccionado conforme a aquello que le hace sentir. La voz materna, (y paterna si el padre le habla frecuentemente), y la música de compositores de música clásica, son sonidos muy positivos para el pequeño, les produce bienestar y estimulan su desarrollo al completo.

 

Sonidos que le hace crecer bien

 

La voz de la madre es un estímulo afectuoso y constante para su crecimiento, por lo que hablarle y cantarle puede ser muy beneficioso para ambos. Se ha observado que si se le canta o se le pone una canción determinada frecuentemente durante el embarazo, al nacer, el bebé la recuerda y es capaz de relajarse.

La estimulación auditiva tiene efectos muy beneficiosos para la madre y para el bebé, y ayuda, en muchas ocasiones, a la vinculación del padre con el niño que está por nacer. Es importante aclarar que la estimulación prenatal no consiste en crear genios y debe evitarse cualquier tipo de sobreestimulación, pero es conveniente comenzar a mostrarle al pequeño los sonidos que le esperan al nacer.

 

Técnicas de estimulación auditiva prenatal

 

Las técnicas de estimulación prenatal están basadas en la creencia de que es posible favorecer el desarrollo sensorial, motor y social del bebé ya desde el útero, dirigiéndole al feto diferentes estímulos dependiendo del mes de gestación. Estos estímulos aumentarían el volumen de conexiones neuronales del niño.

No obstante, quienes defienden estás técnicas afirman que no se trata de lograr por encima de todo un alto cociente intelectual, sino una mejor relación entre los padres y el bebé.

Las técnicas auditivas se pueden comenzar a poner en práctica desde la semana 14, es decir, al comienzo del segundo trimestre de embarazo, pues es en este momento cuando se termina de desarrollar el aparato auditivo del feto, que comenzará entonces a captar sonidos provenientes en su mayoría del cuerpo de la madre. Avanzando en las semanas 16, 17 y siguientes el niño comenzará a escuchar también sonidos del exterior.

Es necesario tener en cuenta que los sonidos que se perciben desde dentro del útero son diferentes a como los oímos nosotros, debido a que estos deben atravesar la pared abdominal de la madre y llegar al feto a través del líquido amniótico. Así, los primeros sonidos en llegar al bebé serán los latidos del corazón de la madre, sus ruidos respiratorios, los intestinales y su voz.

 

“Los primeros sonidos en llegar al bebé serán los latidos del corazón de la madre, sus ruidos respiratorios, los intestinales y su voz”

 

En esto último reside la importancia de hablar al niño durante la gestación: tras nacer, reconocerá la voz de sus padres y esto le hará sentir tranquilo y seguro.

 

Algunas buenas técnicas de estimulación prenatal auditiva son:

  • Hablar al niño de forma clara y suave.
  • Cantarle y leerle cuentos.
  • Ponerle música suave, rítmica y con melodías simples (incluso repetitivas durante un breve tiempo).
  • Hacer partícipe al padre: permitir que el papá cante y lea algún cuento.
  • Rodearse de sonidos de la naturaleza como: en ruido del mar, de un riachuelo, de la brisa, de los pájaros.

 

Practicar la estimulación auditiva prenatal conlleva varios beneficios:

  • Ayuda a la creación del vínculo por parte de la madre, del padre y de los hermanos, en caso de haber.
  • Permite a la pareja compartir un rato y jugar con el bebé mediante el habla.
  • Permite que la pareja se sienta involucrada y no se sienta apartada.
  • Algunos niños puntúan más alto en el test Apgar.
  • Pueden desarrollarse con una mayor precocidad.
  • Los bebés suelen estar más tranquilos y alegres.
  • Mayor desarrollo en las áreas visual, lingüística, auditiva y motora.
  • Ciclos de sueño más regulares y descanso más profundo.
  • Mayor capacidad de atención y, por tanto, de aprendizaje.
  • Mayor facilidad para calmarse al percibir los sonidos y voces que escuchó mientras estaba en el útero.

 

Estimular la audición de nuestro bebé desde el vientre materno provee de numerosas ventajas tanto para el pequeño, como para el resto de la familia, en especial, sus padres. Además de ello, es importante no sólo estimular el oído de nuestro bebé, sino también el resto de sentidos para que nuestro pequeño nazca sano, fuerte y forme lazos con su familia desde antes de nacer.

 

Fuentes:

mbhpsicologia.com

conmishijos.com

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo