TITLE

DESCRIPTION

Éxito de los Programas de Detección Precoz de la Sordera en España

Existen distintos grados de sordera infantil. Van desde el problema para oír los sonidos hasta la imposibilidad de escucharlos por completo. Las causas son diversas y algunas de ellas, aún desconocidas.

Este trastorno es bastante frecuente en los recién nacidos, pero no se manifiesta de manera evidente hasta los primeros meses del bebé.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y de la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH), en España, cinco de cada mil recién nacidos presentan una sordera de distinto grado, lo que supone que cada año unas 2.500 familias se ven afectadas por la discapacidad auditiva, y el 95% son niños nacidos de padres oyentes. Asimismo, el 80% de las sorderas permanentes están presentes en el nacimiento y sólo en el 50% de los recién nacidos con este trastorno se identifican indicadores de riesgo.

La sordera afecta en gran medida al proceso del lenguaje ya que el niño no aprenderá a hablar con normalidad. En consecuencia tendrá también dificultades para entablar relaciones con su entorno (padres, amigos, familiares…). Un efecto común en los niños que tienen sordera es sentirse aislados del ambiente que les rodea.

No obstante, si se detecta prematuramente esta deficiencia, el niño podrá beneficiarse de diversos tratamientos que le ayudarán a desenvolver su capacidad para oír y mejorar notablemente el desarrollo de su lenguaje.

Hasta hace muy poco detectar la sordera en bebés recién nacidos era un difícil reto para la comunidad científica. En la actualidad esta circunstancia es posible gracias a la implantación de los Programas de Detección Precoz de la Sordera. Los objetivos de estos programas son el cribado antes del mes, el diagnóstico a los 3 meses y el tratamiento a los 6 meses de vida del bebé a los que se les ha detectado hipoacusia.

Estos programas demuestran que una atención temprana con la intervención logopédica y audioprotésica correspondiente, posibilitan a los niños con déficit auditivo que puedan acceder al lenguaje desde una edad muy temprana y, en consecuencia puedan desarrollar los aprendizajes posteriores que dependen de el, como serían la lectura, el razonamiento o la comprensión para posibilitar una integración familiar, educativa y laboral en la sociedad actual. El plan busca evitar el déficit cognitivo en los menores y la desigualdad en la escuela.

En España, todas las Comunidades Autónomas tienen puesto en marcha el suyo desde el año 2010. En Navarra, Comunidad donde el programa lleva en vigor desde hace diez años, se ha realizado la prueba a un total de 70.000 bebés a los que en 350 de los casos se les ha diagnosticado problemas de audición. El ejemplo de esta comunidad nos demuestra que el programa es eficaz y que ha servido para que deje de haber problemas en las escuelas con niños sordos profundos.

Las pruebas de cribado auditivo son totalmente indoloras y se realizan a todos los bebés recién nacidos antes de recibir el alta en el hospital. Según el centro hospitalario, el cribado auditivo universal puede ser mediante Otoemisiones Evocadas Transitorias (OEAT) o Potenciales Evocados Auditivos Automáticos (PEATCa).

Ambas pruebas son válidas para el diagnóstico, aunque los PEATCa obtienen resultados mucho más precisos que los OEAT, que sólo detectan las pérdidas auditivas que dependen de la respuesta de la cóclea.

GAES Junior, como especialistas en Audiología Infantil, en colaboración con FIAPAS (Confederación Española de Familias de Personas Sordas), CODEPEH (Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia), SEORL FCF (Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología cérvico-facial) y el CEIG (Centro de Estudios e Investigación Gaes), ha lanzado una nueva web llamada Detección Precoz de la Sordera en la que se puede hallar información relativa al Programa sobre la Detección Precoz de la Sordera.

Con el contenido de esta web, GAES Junior ha pretendido elaborar una guía para que los futuros papás conozcan la importancia del diagnóstico precoz y puedan detectar cuanto antes problemas de audición en los recién nacidos, ya que la ausencia de estímulo auditivo durante los tres primeros años de vida tiene efectos adversos sobre el sistema nervioso central, dificultando el aprendizaje del lenguaje e impidiendo que el niño comience a hablar.

Más información: Detección Precoz de la Sordera

Archivo

 

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

El corazón de GAES