La aventura de Oír: ¿Cómo Oímos?

¿Cómo podemos oír?

El oído es uno de los sentidos más relevantes para el desarrollo del niño. Nuestro peque, comienza a percibir sonidos ya desde el vientre materno gracias a una serie de complejos procesos por el cual es capaz de comenzar a vivir la aventura de oír.

La audición depende de una serie de pasos complejos donde las ondas sonoras viajan por el aire en señales eléctricas. A través del nervio auditivo, estas señales llegar al cerebro y éste las interpreta.

Pero, ¿Cuáles son estos procesos?

  • Las ondas sonoras entran al oído externo a través de un pasaje estrecho llamado “conducto auditivo” que llega hasta el tímpano.
  • El movimiento de estas ondas sonoras hace que el tímpano vibre y, a la vez, transmita estas vibraciones a tres huesecillos diminutos del oído medio. Estos huesecillos se llaman martillo, yunque y estribo.
  • Los huesecillos del oído medio amplifican o aumentan las vibraciones de sonido y las envían a la cóclea en el oído interno. La cóclea tiene forma de caracol y está llena de líquido. La cóclea tiene una membrana elástica a lo largo de su estructura que la divide en dos secciones: superior e inferior. Esta membrana es conocida como “membrana basilar” porque sirve de base para estructuras clave del sistema auditivo.
  • Una vez que las vibraciones llegan hasta el líquido dentro de la cóclea, se forman ondas que viajan a lo largo de la membrana basilar. Las células ciliadas, que son células sensoriales sujetas a la superficie de la membrana, se agitan con el movimiento de la ola. Las células ciliadas cerca de la parte ancha de la cóclea detectan sonidos de tonos más altos, como el llanto de un bebé. Las células ciliadas cerca del medio detectan sonidos de tonos más bajos, como el ladrido de un perro grande.
  • Al moverse estas células ciliadas hacia arriba y hacia abajo, unas proyecciones microscópicas parecidas a cerdas, conocidas como estereocilios, que se encuentran encima de las células ciliadas, se topan con una membrana sobresaliente y se inclinan. Esta inclinación hace que se abran unos canales que parecen poros, que están en las puntas de los estereocilios. Cuando esto sucede, ciertas sustancias químicas entran en las células, generando así una señal eléctrica.
  • Finalmente, el nervio auditivo lleva esta señal eléctrica al cerebro, que la convierte en información que podemos reconocer y entender.

 

En este vídeo, se muestra una animación de este complejo proceso por el que somos capaces de oír.

 

En caso de sospechar de que vuestro peque puede padecer alguna pérdida auditiva, podéis Solicitar una Cita en nuestros Centros GAES IAI para revisar la audición de vuestro niño y realizar cualquier tipo de consulta respecto a su salud auditiva sin compromiso.

 

 

Más enlaces de interés:

“¿Cómo funciona el oído de mi hijo?” – GAES Junior

“Detección de la Pérdida Auditiva” – GAES Junior

 

Fuentes:

nidcd.nih.gov

gaesjunior.com

 

Foto de Portada usada para el montaje, creada por user18526052 – www.freepik.es

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

Archivo