La importancia de la Lectura en Niños.

La lectura supone, para pequeños y adultos, una ventana abierta hacia universos de nuevas experiencias y reflexiones.

Páginas y páginas de apasionantes historias que hacen volar nuestra imaginación. Gracias a la lectura, los pequeños pueden desarrollar su imaginación, enriquecer su vocabulario y expresar mejor sus ideas y sentimientos. Por ello, desde GAES Junior, expertos en desarrollo infantil, apostamos por una educación que fomente la lectura desde pequeñitos, al lado, siempre, de los padres. Y es que compartir momentos de complicidad alrededor de un libro con nuestros hijos hará que crezca la confianza entre ambos.

 

Pero ¿cuáles son exactamente los beneficios de la lectura?

Son muchos y muy variados:

  1. Fortalece y enriquece la relación Padre-Hijo.

En este triángulo mágico, niño-adulto-libro, el padre, la madre son los encargados de exponer la historia a su hijo y descubrirle el mundo sorprendente que la lectura guarda para él. Estos momentos de lectura son muy gratificantes, porque están, además, envueltos en afectividad.

 

  1. Familiarizar al niño con los textos
  • Acostumbrándole al objeto: al niño le gusta imitar a sus padres, es parte de su proceso natural de aprendizaje.
  • Mostrándole que los pequeños signos negros tienen un significado.
  • Haciéndole experimentar la permanencia de la palabra escrita. Cuando llegue al colegio, la lectura le parecerá una actividad necesaria e interesante. En casa debe poder entender que puede leer aquello que desea; de esa forma aprenderá a diferenciar el contexto de la lectura.

 

  1. Ampliar y organizar el universo del niño

Tanto las imágenes como los textos le ayudarán a:

  • Conocer el mundo que le rodea, e incluso ajenos.
  • Conocerse a sí mismo.
  • Dominar el entorno real. Los textos le adelantarán, además, futuras experiencias.

 

  1. Desarrolla las capacidades mentales del niño.
  • Memoria. El niño podrá contar el cuento que le ha leído, siguiendo las imágenes.
  • Lenguaje. A través de la lectura oída, el pequeño ampliará su vocabulario y aprenderá frases cada vez más complicadas.
  • Capacidad de abstracción. El niño establece la relación entre los objetos que ha visto en la realidad y la representación de los mismos en las ilustraciones. Pasa, en consecuencia, a un nivel de abstracción.
  • Imaginación. A partir de la imagen y del texto, el niño comienza a construir su propia representación, a crear una realidad en su mente.

 

Un espejo en el que verse.

Resulta trascendental que los pequeños vean a sus padres leer, puesto que, dentro de su periodo de aprendizaje, estos suelen emular las acciones que los mayores realizamos, es por ello que no hay mejor profesor que el ejemplo.

 

Primeros pasos en la lectura.

El inicio a la lectura no conoce, prácticamente, de edades.

Cuando nuestros hijos son aún pequeños y no saben leer, podemos empezar ya a inculcarles el amor por la imaginación a través de la cultura y nuestras expresiones.

  • Nuestra voz debe ser el primer paso para entender un mundo que se escapa entre páginas y personajes. Los cambios de tonalidad y ritmo en la voz al leer, así como el contacto físico a través de canciones, pueden ser el primer paso de nuestro pequeño con el arte de narrar historias. Le ofrecerá una perspectiva del contexto de aquello que se lee y le ayudará a interesarse más por la lectura. Y es que la emoción y el juego resultan imprescindibles para captar la atención del pequeño en casi toda la etapa infantil.
  • Hasta los cinco años de edad se recomienda el uso de libros con diferentes telas y texturas, haciendo que nuestro pequeño descubra el mundo que le rodea a través de los sentidos. Los efectos sonoros y el gran uso de ilustraciones harán las delicias de nuestros hijos. En cuanto a los contenidos, a estas edades los niños se desarrollan mejor entre canciones, adivinanzas y juegos de palabras.
  • Las historias breves y las narraciones sencillas, a través de poemas adivinanzas, son posiblemente la mejor opción para nuestros hijos cuando ya son capaces de leer por su cuenta. Si bien es un momento mágico y divertido, es importante que apostemos por libros con muchas ilustraciones y colores, que sirvan de soporte a las narraciones y que sigan resultando atractivos para nuestros hijos.
  • Es a partir de los nueve años cuando empiezan a enriquecer su vocabulario y ya están habituados a la lectura. Es el momento de introducirle en el mundo de nuevos relatos, géneros y narrativas, en forma de novelas infantiles o narraciones de diálogos. Los cómics y las novelas gráficas son una buena opción para aquellos que se decantan por la ilustración sin renunciar a las tramas, pero buscan una temática menos infantil y más divertida.

 

En resumen…

  • Comenzar a edad temprana ya sea con libros para los más pequeños pero sobre todo leerles a diario, en voz alta y libros de toda clase. Lecturas con más ritmo como las adivinanzas, fábulas o la poesía simple, siempre ayudará a que los niños encuentren más interesante lo que se les lee.
  • Leer como experiencia de acercamiento, calor y tranquilidad. Crear una rutina diaria de lectura en momentos de más calma, por ejemplo, antes de dormir, dará a la lectura un valor especial, no sólo por lo que se lee sino por toda la experiencia en sí. Es un momento único que ellos recordarán por siempre.
  • Apoyar sus gustos. Cuando los pequeños comienzan a expresar sus gustos por temas o ciertas historias, lo mejor es respetar sus intereses y acercarlos a los títulos que les llamen la atención. Compartir con ellos e involucrarse en sus gustos literarios, ayudará a la motivación del pequeño.
  • Sé su ejemplo. Nada como dar el ejemplo con nuestras propias acciones. Leed mucho y variado, leed y disfrutad con lo que leáis. Incluso haced partícipe a vuestros niños de algunas curiosidades de lo que estáis leyendo. Eso les animará a seguir vuestro ejemplo.

 

La lectura es una gran aliada, ya no solo a nivel educativo, sino también familiar y relacional. El pequeño que lee suele ser más empático y suele disponer de más recursos para enfrentarse a cualquier obstáculo que se le presente en la vida; ayudará a expandir sus horizontes y a concentrarse y a desarrollar su imaginación, cualidad clave para la resolución de problemas.

Como padres debemos compartir este amor por los libros, disfrutar con ellos de las historias que las páginas nos regalan y guiarles en la elección de nuevas aventuras.

En GAES Junior queremos que tu pequeño vuele al descubrir las historias que se esconden en los libros. Porque leer le hará más libres y les ayudará a conocer mejor y sentir con sus cinco sentidos, el mundo que les rodea.

 

Consejo:

Si al leerle, tu hijo no se sobresalta con los cambios de voz, ni parece prestar atención por algo más que alguna otra distracción o simplemente sospechas que tu hijo puede padecer de pérdida auditiva, no dudéis en acudir a cualquiera de nuestros Centros GAES IAI para que nuestros especialistas puedan realizarle una revisión auditiva completa.

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

 

Fuente: conmishijos.com, hipertextual y eldiario.es

Archivo


Especialistas en el desarrollo infantil. Siempre al lado de los niños con pérdida auditiva y sus familias.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES