Leer ayuda al desarrollo de los niños

Los libros son un pilar fundamental en el desarrollo cognitivo y emocional de los niños y niñas, si acostumbramos a los más pequeños a leer desde la infancia, les ayudaremos a tener una herencia cultural, científica y literaria, además de enseñarles a disfrutar y soñar y poder viajar por nuevos mundos interesantes.

La lectura es un proceso interactivo en el que se establece una importante relación entre el texto y el lector que contribuye al desarrollo de las áreas cognitivas del cerebro y el desarrollo emocional.

Es de suma importancia adquirir este hábito desde edades tempranas, porque les ayudará a estudiar, a adquirir nuevos conocimientos y para que experimenten sensaciones y sentimientos con los que disfruten, maduren y aprenden, ríen y sueñen.

Por eso los padres debéis saber cómo adentrarlos en el hábito de la lectura. Transformar el hábito de leer en un interesante pasatiempo en lugar de una obligación ayudará con creces a mejorar una serie de capacidades cognitivas y a prepararlos para su vida adulta.

“Los chicos que nacen en casas donde hay libros tienen un desempeño escolar más fructífero que aquellos que en cuyas casas no cuentan con estos materiales”. Lo afirma Bárbara Talazac, licenciada en Comunicación Social (UBA) que trabaja hace diez años en el programa Libros y Casas, de la Dirección Nacional de Formación Cultural.

“Porque creemos que los libros son condición necesaria para la lectura, pero no suficiente –explica Talazac–. Por lo general, en las familias donde la lectura es un hábito alguno de sus integrantes tiene este rol hacia los chicos: les lee un cuento, les compra libros. El programa busca reparar la situación en los casos de familias donde no se lee frecuentemente”.

Los beneficios de la lectura en el desarrollo de los niños

  1. Favorece que los niños sean buenos lectores en el futuro.
  2. Les ayuda a mejorar su comunicación: es un vehículo de comunicación que implica una serie de ventajas en el desarrollo del menor, incluso antes de que aprendan a hablar, la lectura se puede presentar mediante dibujos e ilustraciones.
  3. Ayuda a expandir la capacidad de atención de los niños/as y a mejorar su capacidad de pensar con claridad, ya que las historias y su estructura de “principio, nudo y desenlace” ayudan a sus cerebros a pensar en orden y a vincular causas, efectos y significados.
  4. Favorece el aprendizaje de diferentes tipos de palabras con mayor rapidez, mejora su comprensión, la ortografía, la expresión, la redacción, ejercitan su cerebro y estimulan enormemente su creatividad e imaginación. Esto les permite leer en voz alta con mayor seguridad y tener un excelente desempeño escolar.
  5. Aumenta los niveles de atención, de memoria y concentración, adquiriendo la capacidad de escuchar y entender lo que se les dice con mayor eficacia.
    Además, es evidente que la lectura permite dejar volar la imaginación, transportar al pequeño a nuevos mundos, escalando evolutivamente en la capacidad creativa, haciéndolo, al mismo tiempo, más consciente de sus propias emociones y mejorando la empatía hacia los demás.
  6. Incrementa su aprendizaje activo y surge un potencial bastante grande en el futuro de su desarrollo, consiguiendo que se fomente su autonomía y su implicación en su propio proceso de aprendizaje.
  7. La lectura incentiva en ellos/as el interés por diferentes áreas, como naturaleza, historia o arte, ayudándoles a descubrir su vocación en una edad temprana.

¿Cómo podemos fomentar la lectura en los niños?

Antes de que lo mande la escuela como obligación, debemos tratar que el contacto con el libro sea algo más natural.

  • Predicando con el ejemplo: Los niños aprenden por imitación y viendo a los adultos leyendo puede alimentar su curiosidad.
  • Incluir en sus regalosde navidad o cumpleaños al menos un libro.
  • Establecer un momento para compartir una lectura con ellos/as.Basta con leer unos 15 minutos al día.
  • Crea un ambiente propicio. Es recomendable adaptar un rinconcito especialmente destinado a la lectura, por ejemplo, en el sofá junto a una lamparita, sobre una manta o incluso algo que ellos mismos elijan.
  • Presentar la lectura como unaacción divertida y no por obligación.
  • Trata de que el niño y la niñaparticipe en la lectura para animarles a prestar atención: hazle preguntas sobre qué le parece cierta parte de la historia o sobre cómo podría haber terminado. Es importante que nos den su opinión respecto a las cuestiones más complejas que involucran a los personajes de las historias, de sus decisiones y sobre cómo deberían actuar en función de propios los valores que le inculcamos en casa.
  • Descubre con ellos/ellas eltipo de libros que más les atraen. Es conveniente que, conforme vayan creciendo y avanzando en la lectura, vayan experimentando los diferentes géneros literarios para que tengan una mejor perspectiva de lo que les gusta leer.

Por otra parte, si el pequeño ha comprendido correctamente la lectura podemos recompensarle proponiéndole juegos tras la lectura o hacer que dibuje lo que ha asimilado de la historia.

En esta relación mágica, niño-adulto-libro, el padre y la madre son los encargados de maravillar a su hijo con el libro y de descubrirle el mundo sorprendente que guarda. Estos momentos de lectura son muy gratificantes, porque están, además, envueltos en afectividad. Podéis reservar unos minutos antes de ir a dormir, para abrir las páginas de un libro y enseñarle a tus hijos la magia que encierra.

gaesjunior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo