Pérdida Auditiva en Bebés Prematuros

Con motivo del “Día Mundial del Niño Prematuro” deseamos hacer hincapié en el riesgo que supone para la audición de vuestro niño, el nacer prematuramente.

En términos generales, que un recién nacido padezca de sordera es un hecho poco frecuente (5 de cada 1000 niños que nacen en España sufren algún tipo de sordera y 1 de cada 1000 padece una sordera profunda), pero sus consecuencias son importantes en el desarrollo infantil.

 

Causas de la sordera en bebés.

Ciertas situaciones, como cuando hay antecedentes familiares de sordera, se padecen algunas infecciones o se administran determinados medicamentos durante el embarazo, aumentan el riesgo de que el bebé pueda padecer una pérdida auditiva de diversa consideración. También tienen mayor riesgo de sufrir sordera los niños prematuros, los que nacen con bajo peso y aquellos que han tenido problemas durante el parto o tras el nacimiento.

Los bebés de menos de 1.500 gramos al nacimiento tienen mayor riesgo de padecer diversos grados de sordera, y no existe una sola causa para ello.  Más bien se debe a la acción conjunta de algunos de los siguientes factores de riesgo:

  • La propia inmadurez, que no permite el desarrollo normal y la maduración del sistema auditivo y sus conexiones nerviosas.
  • Las infecciones (meningitis, otitis) y las lesiones cerebrales.
  • Algunos medicamentos que pueden dañar al oído (ototóxicos), pero que son fundamentales para resolver determinadas enfermedades.
  • Las deformidades de la cara, típicas de los prematuros o bebés con algún síndrome, que pueden facilitar que padezcan otitis u otras infecciones.

Entre otras…

 

La audición es vital.

La audición es necesaria para desarrollar el lenguaje y la comunicación. Un niño que no oye bien tendrá dificultades para hablar y comunicarse, lo que afectará a su desarrollo emocional, social y escolar.

Con los programas de detección precoz se puede diagnosticar muy pronto la sordera. Esto permite iniciar el tratamiento y la estimulación en edades tempranas, lo que facilita que el niño acceda al lenguaje oral y desarrolle sus capacidades de comunicación de forma adecuada. Facilitará, además, que el pequeño se sienta más seguro de sí mismo y pueda desarrollar sus habilidades sociales y emocionales con normalidad.

 

Pruebas auditivas para detectar la sordera.

Existen varias pruebas que permiten saber si un bebé posee una audición normal o no:

En el caso de que se detecte déficit de audición de 45 dB el otorrinolaringólogo infantil aconsejará si el bebé necesita un audífono u otros tratamientos.

Periódicamente se deben repetir las pruebas para asegurarse de que el diagnóstico es correcto y que no ha habido ninguna condición que haya podido perjudicar aún más, a posteriori, la audición del pequeño.

Más adelante, tanto el bebé como los padres necesitarán apoyo especial para el aprendizaje de esta nueva situación que marcará sus vidas de varias maneras.

No es un momento fácil en la vida de ningún padre o niño, pero es una situación que tiene posibilidad de mejorar considerablemente si se aplican las recomendaciones de los especialistas.

Si sospecháis que vuestro bebé puede tener alguna pérdida auditiva, llevadlo cuanto antes al otorrinolaringólogo y salid de dudas pronto. La detección a tiempo de la sordera infantil es vital para el correcto desarrollo físico, emocional, social y cerebral del pequeño.

 

¿Dudas, consultas? Solicitad cita en vuestro centro GAES IAI más cercano.

 

Fuentes: GAES Junior, aeped.es y elbebe.com

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo