Pérdida Auditiva Infantil: detección, pruebas y tratamiento.

La detección precoz de cualquier deficiencia auditiva en los más peques, debe diagnosticarse lo antes posible, dado que cuanto antes se inicie el tratamiento, más óptimo su desarrollo será. Antes de salir del hospital, al recién nacido se le realizarán las primeras pruebas, pero, el bebé, nos puede dar algunas señales previas que nosotros deberemos conocer con antelación para poder actuar con premura.

Detectar precozmente la existencia de posible pérdida auditiva en el bebé es muy importante para diagnosticar el problema y para poder aplicar un tratamiento que favorezca no solo su capacidad auditiva, sino también el desarrollo de su lenguaje y facilite la óptima integración en su entorno.

Si sospecháis que vuestro pequeño puede tener pérdida auditiva, acudid al pediatra, quién le realizará una exploración completa y os remitirá al especialista si lo considera oportuno.

 

La importancia de la detección precoz

La detección precoz de la sordera infantil, es vital para el óptimo desarrollo del niño con pérdida auditiva. Antes del primer mes de vida del pequeño, deben realizarse las pruebas pertinentes para detectar cualquier problema auditivo. A partir de los tres meses de edad ha de realizarse el diagnóstico de la posible pérdida auditiva y desde de los seis meses deberá realizarse la intervención audioprotésica y logopédica apropiada para su condición.

La rápida detección en el diagnóstico de una posible pérdida auditiva es primordial para el inicio del tratamiento, incluso cuando la pérdida auditiva sea leve.

Una vez detectada la pérdida y realizado el diagnóstico por parte del médico, comienza una etapa muy importante para el niño y su familia. Es fundamental la rehabilitación mediante prótesis o la estimulación de otras vías sensoriales, como el implante coclear, que permite la estimulación del nervio auditivo, o los audífonos, que ayudan a mejorar la audición según el tipo de pérdida auditiva que se posea.

Un retraso en el inicio del tratamiento afectará de manera negativa en el desarrollo cognitivo y del lenguaje del niño, así como en el resto de aprendizajes futuros, lo que puede propiciar un bajo rendimiento escolar y problemas de autoestima importantes.

 

Dos pruebas fundamentales

La prueba de detección precoz de la sordera es totalmente indolora y se realiza a todos los bebés recién nacidos antes de recibir el alta en el hospital. Según el centro hospitalario, el cribado auditivo universal puede ser mediante: Otoemisiones Evocadas Transitorias (OEAT) o Potenciales Evocados Auditivos Automáticos.

  • Otoemisiones Evocadas Transitorias (OEAT): se coloca una pequeña sonda en el oído del bebé que emite un sonido. Esta sonda recoge la respuesta de la cóclea. Es una prueba muy rápida y eficaz.
  • Potenciales Evocados Auditivos Automáticos (PEATCa): consiste en colocar unos electrodos en la cabeza del bebé que recogen la respuesta de las vías nerviosas auditivas cuando se le emite un sonido al pequeño, en frecuencias agudas (2-4 kHz) solamente. Realizar esta prueba requiere más tiempo pero no es demasiado compleja.

Las dos pruebas son válidas para el cribado y se deben confirmar después con técnicas más precisas como los potenciales de tipo clínico y las audiometrías. Estas últimas son la técnica de confirmación obligatoria ante cualquier sospecha y previa a cualquier tratamiento. Consisten en emitir unos sonidos a diferentes intensidades y frecuencias y observar si el niño reacciona. Pueden empezar a ser útiles a partir de los 8-12 meses con las de tipo conductual y, a partir de los cuatro o cinco años se realizan ya las convencionales.

 

Posibles tratamientos y soluciones

Si después de acudir al especialista se confirma un defecto de audición, es importante iniciar el tratamiento cuanto antes. Lo recomendable es hacerlo antes de los seis meses para facilitar el mayor desarrollo del lenguaje posible.

Las posibilidades de tratamiento incluyen:

  • Audífonos: estos aparatos facilitan la audición al amplificar y estimular la sonoridad, favoreciendo la rehabilitación del lenguaje. Se pueden colocar a partir del diagnóstico, que debe efectuarse antes de los seis meses de vida.
  • Logopedia: será necesaria durante un largo periodo, en especial, en los primeros años de vida del pequeño.
  • Implante coclear: se aplicará a niños que, tras un periodo de adaptación protésica y rehabilitación adecuada de unos seis meses, no obtengan beneficios.

 

Posibles signos de pérdida auditiva en el bebé

¿Qué nos puede hacer sospechar que nuestro pequeño sufre alguna pérdida auditiva? Pues el bebé responderá de formas diferentes ante los estímulos auditivos, y/o en el lenguaje, conforme vaya creciendo. Es importante siempre la observación en detalle y consultar con un pediatra cualquier duda que se posea con respecto al óptimo desarrollo sensorial y del habla del pequeño.

 

Primer año (0 a 12 meses):

  • No reacciona ante sonidos fuertes. Por ejemplo, la caída de un objeto pesado, el sonido de una puerta que se cierra de golpe, etcétera.
  • No emite ningún sonido o no gira la cabeza cuando le hablan.
  • Deja de balbucear o los balbuceos pasan a ser gritos de alta frecuencia (entre los seis y los ocho meses).
  • No comprende palabras que deberían serle familiares.
  • No juega con sus vocalizaciones imitando las del adulto.

 

Segundo año (24 a 36 meses):

  • El bebé no responde a órdenes sencillas.
  • No reconoce su nombre.
  • No presta atención cuando le leemos un cuento.
  • No consigue hacer frases de dos palabras.
  • No sabe identificar las partes del cuerpo.

 

Los problemas auditivos pueden aparecer cuando uno menos se lo espere, es por ello que es fundamental que, como padres, estemos atentos ante cualquier señal de pérdida auditiva en nuestros hijos. Detectar a tiempo una deficiencia en la audición, puede marcar una diferencia significativa en su desarrollo.

 

 

Fuente: RevistaMiPediatra

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Archivo

 

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

El corazón de GAES