Primavera: resfriados, alergias y otitis

¡Ah, la primavera! Esa estación tan colorida y tan a… a… ¡achís!

 

Con la llegada de la primavera las personas alérgicas, niños y adultos, ya empiezan a notar sus síntomas. A veces de golpe. Otras, paulatinamente. Estornudos, picor de ojos y/o irritación de garganta, sarpullidos… pero el oído también puede resentirse, especialmente en los más peques de casa.

Las infecciones de los oídos son una enfermedad muy común en esta época, sobre todo en nuestros niños. Debemos prestarles especial atención, pues no hacerlo podría tener consecuencias muy negativas para la audición de nuestros peques. En general, algunas de las causas de estas infecciones son los resfriados, el humo del tabaco o incluso las alergias.

 

La primavera: época de alergias

 

Las partículas que causan las alergias acceden al cuerpo por las vías respiratorias, lo que hace que se pueda producir una inflamación en el oído que, incluso, podría derivar en una infección; esta puede provocar desde mareos hasta pérdida de equilibrio o la temida pérdida de audición.

 

Los bebés y niños más pequeños son aún más propensos a sufrir infecciones de oído debido a su aún reducido sistema inmunológico, y uno de los factores de riesgo principal se encuentra en las guarderías al convivir tan de cerca con posibles focos de infección. Por tanto, al más mínimo indicio de alergias, resfriados o dolor de oído, es importante acudir al pediatra para que el médico inicie cuanto antes un tratamiento para evitar que la sintomatología vaya a más o la situación derive en una infección del canal auditivo.

 

Los síntomas más comunes de las alergias primaverales son:

  • Picor de ojos
  • Lagrimeo
  • Picor nasal
  • Estornudos
  • Secreción de mucosidad
  • Congestión nasal
  • Episodios de asma en niños
  • Otitis
  • Pérdida auditiva

 

Al menor síntoma de otitis, es esencial llevar a nuestro niño al pediatra y al otorrino, ya que las infecciones auditivas pueden lesionar y dañar permanentemente su audición.

 

¿Por qué podemos perder audición en primavera?

 

Las vías respiratorias son las principales vías de nuestro organismo afectadas cuando padecemos una alergia o resfriado en primavera. Por eso, tenemos la sensación de una mayor presión en los oídos. Pero, ¿por qué sucede?

 

Esto ocurre porque las trompas de Eustaquio, que conectan el oído medio con la naso-faringe, se inflaman y disminuyen su diámetro provocando que la ventilación del oído medio también se vea afectada. En consecuencia, el oído medio reacciona produciendo una mucosidad que tapona los oídos que puede provocar una disminución de la audición o incluso infecciones o lesiones auditivas, sobre todo en los niños, ya que sus trompas de Eustaquio están menos desarrolladas.

 

Alrededor del el 50% de personas sufren infecciones en sus oídos provocadas por una alergia primaveral.

 

El doctor Juan Royo, otorrino especialista de la comunidad Viviendo el Sonido de GAES, remarca que “la sensación de taponamiento en los oídos, incluso ruidos y disminución de la audición, se asocia a los síntomas de la rinitis alérgica. Es la llamada ototubaritis, o la otitis media secretora cuando hay moco en el oído medio. Cuando esto ocurre, es conveniente acudir al especialista para comprobar el estado de los oídos, por si fuera necesario añadir algún tratamiento más específico que los antialérgicos para solucionar el problema ótico”.

 

Consejos preventivos para cuidar la audición en primavera.

 

Para prevenir futuras otitis o pérdida auditiva en primavera en nuestros niños es fundamental seguir ciertas pautas prácticas para minimizar los efectos de la alergia, de los resfriados y la incidencia de las otitis.

  • Mantener una adecuada higiene auditiva. ¡Nada de bastoncillos!
  • En medida de lo posible, evitar salir a la calle en las horas en la que la concentración de polen es mayor: amanecer y atardecer, sobre todo en parques y jardines.
  • Si nuestro peque usa audífonos, evitar la humedad y las altas temperaturas ya que el polen puede obstruir el dispositivo y averiarlo.
  • Visitar al otorrinolaringólogo si notamos que nuestro pequeño padece dolor de oídos, zumbidos, pérdida auditiva y/o vértigo.
  • Protégele de los cambios bruscos de temperatura y no abusar del uso del aire acondicionado. Revisar los filtros del aire acondicionado del coche y/o de casa.
  • Después de ventilar la casa diez minutos, mantener las ventanas cerradas para impedir que entre el polen o polvo en el hogar.
  • Evitar corrientes de aire fuertes con concentraciones elevadas de polen.

 

Una alimentación equilibrada ayudará también a reforzar el sistema inmunológico de nuestro niño, así como una correcta higiene y ejercicio físico.

 

En caso de sospechar de pérdida auditiva, consultad con vuestro pediatra y, tras el informe del especialista, podéis pedir cita directamente en nuestros Centros GAES IAI, a través del formulario de Solicitud de Cita o a través del teléfono de Atención al Cliente 900 835 707.

 

Más enlaces de interés:

“Resfriados: cómo cuidar de nuestros hijos” – GAES Junior

“Otitis alérgica: un mal primaveral” – GAES Junior

«La Otitis media y su causalidad en las enfermedades infantiles” – GAES Junior

 

Fuentes:

gaes.es

blog.kiversal.com

institutoorl-iom.com

 

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

GAES Junior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivo