Pruebas Auditivas de Detección de la Sordera Infantil

Cuando los bebés son pequeños suele ser complicado determinar si oyen bien o no, por eso ante cualquier signo de alarma, lo mejor es llevarle al pediatra para que evalúe si necesita hacerle algún examen específico. En tal caso y, en función de la edad del niño, le podrá enviar con el especialista otorrino para realizarle pruebas auditivas para detectar la posible hipoacusia.

Estas pruebas auditivas son métodos que llevan a cabo médicos, técnicos y terapeutas con entrenamiento para medir la audición y generalmente se solicitan para hacer diagnóstico de hipoacusia. Según la Organización Mundial de la Salud se define hipoacusia “como la pérdida de la capacidad de oír, bien sea total o parcial.”

Estas pruebas auditivas se pueden hacer desde el nacimiento hasta la adolescencia, y esto aplica también en niños a término como en prematuros, ya que embriológicamente las estructuras del oído inician su formación base entre la tercera y quinta semana de gestación hasta las veinte semanas, donde posteriormente viene un proceso de maduración en las estructuras cerebrales por el proceso de mielinización. Este proceso es importante ya que consiste en el recubrimiento de los axones (parte de las células nerviosas o neuronas) de una sustancia blanca que los protege y que ayuda en la transmisión de la información.

A la hora de evaluar un caso de pérdida auditiva infantil o adolescente hay dos tipos de pruebas básicas: las pruebas objetivas y las subjetivas.

Existen cuatro pruebas más comunes que suelen realizar los profesionales en función del rango etario del niño.

– Emisiones Otoacústicas (OAE por sus siglas en inglés): es una prueba objetiva que mide la respuesta del oído interno del niño al sonido. Es una de las pruebas más usadas en recién nacidos y lactantes menores porque es poco invasiva. Se puede hacer con el bebé o el niño despierto, en recién nacidos e incluso en prematuros, aunque no está recomendada en bebés de menos de 2 kilogramos de peso.  En varios países es una prueba obligatoria de detección precoz para la pérdida auditiva, que se suele llevar a cabo a las pocas horas de vida.

Sin embargo, es una prueba que sólo mide una parte de la vía auditiva, por lo que, si sale negativa, se debe pasar a realizar pruebas más especializadas.

– Los potenciales evocados auditivos: es una prueba objetiva que recopila los cambios en las ondas auditivas cerebrales frente a un estímulo sonoro y estiman el grado de actividad eléctrica cerebral, por lo que, a diferencia de la anterior, sí evalúa todos los elementos (hasta ahora descubiertos) de la vía auditiva. Esta prueba generalmente se indica en lactantes mayores a 6 meses y algunos documentan que incluso a partir del año de edad, ya que depende parcialmente del proceso de mielinización. Otra limitante que posee es que debe realizarse mayoritariamente bajo sedación, ya que el niño debe permanecer tranquilo, dando un margen amplio de objetividad en su resultado. Si el bebé fue prematuro, debe hacerse tomando en cuenta la edad corregida, no la cronológica.

– La audiometría: es una prueba subjetiva que sirve para evaluar la audición actual del niño, pasando estímulos sonoros tonales o vocales. Esta es una prueba para niños más grandes, porque se necesita de su activa participación y análisis del comportamiento para llevarla a cabo y confiar en su resultado. (Audiometría por observación de la conducta, audiometría lúdica con auriculares, audiometría por refuerzo visual, logo audiometría)

– La acumetría: también conocida como prueba audiológica con diapasones o prueba de Weber, es aquella donde se colocan unos instrumentos llamados diapasones que dependiendo de su tamaño emiten un sonido con frecuencia agudas o graves a lo que se le pregunta al paciente si escucha o no. También se practica en niños más grandes (mayores de 3 años aproximadamente) porque se depende de su comprensión y atención para ejecutarla.

En caso de sospechar de que vuestro niño pueda padecer algún tipo de pérdida auditiva, deberéis acudir al pediatra y especialista, y posteriormente podéis Solicitar una Cita en nuestros Centros GAES IAI para revisar la audición de vuestro pequeño y realizar cualquier tipo de consulta respecto a su salud auditiva sin compromiso.

 

Más enlaces de interés:

“Pruebas para el Oído del Niño” – GAES Junior

“Detección de la Pérdida Auditiva” – GAES Junior

“Prevención de la Pérdida Auditiva” – GAES Junior

 

Fuentes:

guiainfantil.com

gaesjunior.com

 

 


Únete a nuestra comunidad de padres y madres en Facebook y mantente al tanto de las novedades, información sobre el cuidado y desarrollo infantil, información sobre la salud auditiva del niño, así como de concursos y eventos. ¡Te esperamos!

Suscríbete también a nuestro canal de YouTube para conocer más de nuestra labor.

Archivo