Signos de Alerta de Deficiencia Auditiva en Niños

Como siempre solemos mencionar, la detección precoz de la sordera infantil es esencial para lograr la completa y óptima adaptación del niño en nuestra sociedad, facilitando así su desarrollo y su vida.
Es por ello que, desde hace años, en España se pueden realizar pruebas auditivas neonatales en diferentes comunidades autónomas del país, con el fin de detectar a tiempo cualquier posible deficiencia auditiva en nuestros peques. También, en nuestros centros GAES IAI, podréis revisar la audición de vuestro peque de forma gratuita.

Además de esto, cualquier persona que esté a cargo de nuestros hijos (cuidadores, personal sanitaria, familiares, profesores y similares), debería estar atento ante cualquier posible signo de alerta de una posible deficiencia auditiva en nuestros niños.

FIAPAS, (CODEPEH), elaboró una serie de sencillas pautas para detectar problemas de audición en la infancia.

Estas pautas, rezan así:
1- Revisión Pediátrica: El pediatra deberá revisar que el niño haya pasado y realizado todas las pruebas de cribado auditivo necesarias para descartar cualquier deficiencia auditiva. Asimismo, deberá determinar si existen factores de riesgo que puedan llevar al peque a padecer, posteriormente, cualquier afección en su audición.
2- Supervisión por edades: es importante estar atentos ante una serie de señales siempre tomando en consideración la edad del niño.
– 6 meses: ¿Gira la cabeza hacia un sonido o voz? ¿Responde con sonidos vocálicos cuando se le habla? ¿Reacciona a su nombre?
– 12 meses: ¿Localiza la fuente del sonido? ¿Señala objetos y personas familiares cuando se le nombran? ¿Dice Papá/mamá?
– 18 meses: ¿Señala partes del cuerpo cuando se le pregunta? ¿Presta atención a las canciones infantiles? ¿Hace frases de dos palabras?
– 24 meses: ¿Comprende órdenes sencillas sin apoyo de gestos? ¿Acude cuando se le llama desde otra habitación? ¿Utiliza los pronombres mío/yo/tú?
– 4 años: ¿Repite frases sin apoyo visual? ¿Mantiene una conversación? ¿Cuenta una serie de números sencillos (por ejemplo, del 1 al 10)?

Sí a todas o a varias preguntas de estas, habéis contestado «No», entonces quizá sea necesaria la valoración por parte de un Otorrinolaringólogo.

Siempre consultad esto con vuestro pediatra y nunca precipitarse con las conclusiones. Cada niño tiene su propio ritmo, pero es bueno siempre mantenerse alerta ante cualquier posible problema.

Además de esto, existen factores de riesgo que pueden poner en peligro la audición de vuestro peque. Factores como:

– Sospecha familiar de sordera
– Historia familiar de sordera
– Hipotiroidismo
– Estancia en UCI neonatal > 5 días
– Exposición a ototóxicos
– Ventilación asistida
– Otitis persistente
– Infecciones perinatales (citomegalovirus, herpes, rubeola, sífilis y toxoplasmosis)
– Meningitis bacteriana
– Síndromes con sordera
– Enfermedades neurodegenerativas
– Anomalías craneofaciales
– Ventilación membrana extracorpórea
– Trauma craneal grave
– Hiperbilirrubinemia con exanguinotransfusión

Si se detecta cualquiera de estos factores, se deberá acudir al especialista Otorrinolaringólogo para su evaluación.

La prevención es la mejor cura posible. ¡Estemos siempre alerta!

Fuente: FIAPAS
Folleto descargable aquí

Archivo