TITLE

DESCRIPTION

Un día entre abejas en el centro Apípolis

¿Pudisteis asistir el pasado 6 de octubre al encuentro GAES Junior en Apípolis la ciudad de las abejas? ¿Qué os pareció? Organizamos esta jornada con un montón de actividades para que pudierais aprender y disfrutar en familia, ¡así que esperamos que lo pasarais muy bien!

Fue un día en el que los Junior se convirtieron en apicultores, fabricaron velas y extrajeron miel para meterla en un tarrito de cristal y llevársela para casa. Los más peques también estuvieron atentos al cuento que contó y representó un monitor vestido de apicultor y los más grandes interactuaron en toda la exposición que había sobre la vida de las abejas. ¡Hubo actividades para todos los gustos! Muy rico y divertido, ¿verdad?

También pudimos aprender mucho de los papás que vinieron y con los que se generó un interesante debate en el que pudimos conocer sus impresiones, comentarios de mejora, dudas, críticas, experiencias… ¡Así que hemos tomado nota!

Por cierto, ¿sabíais que las abejas tienen una vida fascinante? Pueden vivir en todas las partes del mundo -salvo en las regiones donde el invierno es demasiado frío- y existen numerosas especies diferentes y las que fabrican miel llevan el nombre científico de Apis melífica (o Apis melífera). Además, podemos aprender mucho de ellas ya que están perfectamente organizadas. Como las hormigas, las abejas son muy sociables, no pueden tener una existencia aislada y necesitan vivir en colonia. Una colonia, además, muy fuertemente organizada, y que siempre compuesta de obreras y de una sola reina.

Además, y tal y como aprendimos en Apípolis, sus seis patas son también una herramienta de trabajo muy perfeccionada: las patas delanteras, provistas de pequeñas ventosas les permiten agarrar el polen, engancharse a cualquier soporte, y limpiar sus antenas. Las patas posteriores peludas y con hendiduras en forma de cuchara, están dotadas de bolsas de polen o cestillas, donde cargan y amontonan su precioso botín. La abeja como la avispa, posee un aguijón, pero sólo pica una vez y en caso de necesidad, así que si no las molestamos, no tenemos nada que temer.

La explosión demográfica, las alteraciones ecológicas, la contaminación… En el centro Apípolis también conocimos la importancia que las abejas tienen para nosotros y para el medio en el que nos desenvolvemos ¡y al que tenemos que cuidar entre todos!

Frases como «Mamá, ese niño también tiene escuchas, como yo» o la de Joel al afirmar “me lo he pasado mejor de lo que esperaba» nos demostraron que organizar este encuentro valió –y mucho- la pena.

Esperamos que lo pasarais tan bien como nosotros y que disfrutarais del pequeño gran mundo de las abejas. ¡Hasta la próxima!

Archivo

 

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

El corazón de GAES