Zambullirse en el Agua ¡Sin Riesgos!

La llegada del buen tiempo anima a pequeños y mayores a realizar nuevas actividades, a menudo bajo el sol o el agua. Una divertida actividad entre chapuzones suena más que fascinante para nuestros pequeños.

Llevar a cabo actividades lúdicas o deportivas en el aire libre siempre es una buena opción para desarrollar la actividad física de los niños, así como para que practiquen deporte y agudicen su creatividad creando nuevos juegos bajo el agua. Pero debemos ser precavidos y tomar medidas para evitar cualquier problemática auditiva a causa de la exposición al agua, al calor, al aire o a la excesiva presión al viajar en coche o avión.

El agua, ya sea del mar o de la piscina, la humedad y las altas temperaturas ayudan a proliferar gérmenes y bacterias que, fácilmente, pueden provocar infecciones en los oídos de nuestros hijos. Taponamiento, picazón y otitis son algunas de las afecciones que pueden padecer nuestros pequeños si no tomamos las medidas correctas. Una acción tan simple como zambullirse de forma brusca en el agua puede provocar otitis u otras infecciones, puesto que el agua entra a presión en sus oídos.

A veces, sin darnos cuenta, podemos poner en peligro la salud auditiva de nuestros hijos. Debemos evitar el uso de auriculares a alto volumen, los cambios de presión producidos en los viajes y manipular los oídos con objetos punzantes.

Cómo evitar problemas auditivos a los más pequeños:

    • Protege sus oídos con tapones de material hipoalergénico cuando se bañen en el mar o en la piscina. Se adaptan perfectamente a sus oídos y existen diferentes modelos muy divertidos para los más pequeños. Los encontrarás en los centros GAES Junior.

    • Evita la exposición prolongada a ruidos fuertes y a corta distancia, como el ruido de los petardos o la música a alto volumen en los conciertos.

    • Controla el volumen de la música o el televisor, no debe ser excesivamente alta.

    • Limítale el tiempo de exposición a la música mediante auriculares. La mejor solución para escuchar música sin dañar los oídos son los protectores POPCARE, fabricados a medida con silicona, y disponibles en GAES Junior. Los puedes adquirir en blanco, negro o transparentes.

    • Vigila las aguas en las que se baña. Las aguas contaminadas, con cientos de bacterias y gérmenes, pueden causar otitis.

    • Recuérdale que puede zambullirse en el agua, pero que debe hacerlo lentamente.

    • Para secar sus oídos, evita el uso de bastoncillos o elementos punzantes. Puedes utilizar una toalla o un paño para evitar que la humedad se introduzca en su conducto auditivo.

    • El aterrizaje y el despegue de los aviones provocan fuertes cambios de presión en el oído. Invítale a masticar chicle o a utilizar el chupete para anular el efecto del cambio de presión.

Lleva a cabo todas estas medidas para tener el máximo cuidado del oído de tus hijos. A pesar de ello, si tu pequeño siente molestias o nota ruidos auditivos, acude al especialista lo antes posible.

¡Que nada os impida disfrutar del buen tiempo!

Archivo