El trastorno específico del lenguaje (SLI, por sus siglas en inglés), es un trastorno de la comunicación que interfiere en el desarrollo de las habilidades del lenguaje en niños que no padecen de ninguna otra condición como pérdida auditiva o discapacidad intelectual. Este trastorno puede afectar el habla, la capacidad para escuchar, la lectura y la escritura en los niños.

También se le conoce como trastorno del desarrollo del lenguaje, retraso del lenguaje o disfasia del desarrollo. Es uno de los trastornos del desarrollo más frecuentes y afecta aproximadamente a entre el 7% y el 8% de los niños que van al jardín de infancia. Por lo general, los efectos de este trastorno continúan en la edad adulta, especialmente si no son tratados o identificados en edades tempranas.

Causas del trastorno específico del lenguaje

Se desconocen las causas del trastorno específico del lenguaje, pero descubrimientos recientes sugieren que tiene un fuerte vínculo genético.

Según investigaciones, es más probable que los niños con trastorno específico del lenguaje tengan padres y hermanos que también han tenido dificultades y retrasos en el habla, con respecto a niños sin este trastorno. De hecho, del 50% al 70% de los niños con trastorno específico del lenguaje tienen al menos un familiar con este trastorno.

Síntomas del trastorno específico del lenguaje

A menudo, los niños con trastorno específico del lenguaje se tardan más en empezar a hablar ya que suelen alcanzar las etapas del desarrollo del lenguaje hablado más tarde que otros niños de la misma edad.

Los niños en edad preescolar con trastorno específico del lenguaje podrían:

  • Tardar más en agrupar palabras en oraciones, en comparación con otros niños.
  • Tener dificultad para aprender nuevas palabras y conversar.
  • Tener complicaciones para seguir instrucciones, no porque sean rebeldes o testarudos, sino porque no entienden bien las palabras que se les dice.
  • Cometer errores gramaticales con frecuencia al hablar.

Aunque algunos niños se tarden más en empezar a hablar, con el tiempo logran ponerse al día con sus compañeros. Sin embargo, estos peques con este trastorno tienen dificultades persistentes con el lenguaje. Los síntomas comunes en los niños mayores con trastorno específico del lenguaje incluyen lo siguiente:

  • Uso limitado de oraciones complejas.
  • Dificultad para encontrar las palabras correctas.
  • Complicaciones para entender un lenguaje figurado.
  • Problemas con la lectura.
  • Narración y escritura desorganizadas.
  • Errores gramaticales y ortográficos frecuentes.

Diagnóstico del trastorno específico del lenguaje

Si un médico, maestro, padre o madre de familia sospecha que un niño tiene trastorno específico del lenguaje, un patólogo del habla-lenguaje puede evaluar las habilidades lingüísticas del niño con más detalle y determinar si padece o no este trastorno. El tipo de evaluación depende de la edad del niño y las preocupaciones que dieron origen a la evaluación.

Por lo general, una evaluación incluye lo siguiente:

  • Observación directa del niño.
  • Entrevistas y cuestionarios para padres o maestros.
  • Evaluaciones de la capacidad de aprendizaje del niño.
  • Pruebas estandarizadas sobre el desempeño actual del lenguaje en el niño.

Estas herramientas permiten que el patólogo del habla-lenguaje compare las habilidades de lenguaje del niño con las de sus compañeros de la misma edad, identifique dificultades específicas y planifique posibles objetivos del tratamiento.

A raíz de todos estos datos, los padres suelen hacerse una serie de preguntas que nacen de la más profunda preocupación. Algunas de estas preguntas son:

¿Es lo mismo el trastorno específico del lenguaje que un problema de aprendizaje?

El trastorno específico del lenguaje no es lo mismo que un problema de aprendizaje. No obstante, sí es un factor de riesgo para los problemas de aprendizaje, ya que tener dificultad con las habilidades básicas del lenguaje afecta el desempeño en el aula. Esto significa que los niños con trastorno específico del lenguaje tienen una mayor probabilidad de que se les diagnostique un problema de aprendizaje que los niños que no tienen este trastorno.

Algunos niños con trastorno específico del lenguaje pueden mostrar indicios de dislexia. Cuando llegan a la edad adulta, las personas con este trastorno tienen una probabilidad seis veces mayor de que se les diagnostiquen discapacidades de lectura y ortografía y cuatro veces mayor de que se les diagnostiquen discapacidades matemáticas que aquellas que no tienen trastorno específico del lenguaje.

¿Dura toda la vida el trastorno específico del lenguaje?

El trastorno específico del lenguaje es un trastorno del desarrollo, lo que significa que sus síntomas aparecen por primera vez en la infancia. Esto no quiere decir que el problema desaparece a medida que los niños crecen. Al contrario, es probable que el problema, que es evidente en la primera infancia, continúe, pero cambia con el desarrollo del niño.

Por ejemplo, un niño pequeño con este trastorno tal vez use oraciones no gramaticales en la conversación, mientras que un adulto joven con el trastorno podría evitar el uso de oraciones complejas en las conversaciones y posiblemente tenga dificultad para producir una escritura clara, concisa, bien organizada y precisa en términos gramaticales.

El tratamiento temprano durante los años preescolares puede mejorar las habilidades de muchos niños con retrasos en el lenguaje, entre ellos aquellos con trastorno específico del lenguaje.

Tratamientos para el trastorno específico del lenguaje

Quién: Un patólogo del habla-lenguaje debidamente acreditado es quien generalmente trata el trastorno específico del lenguaje.

Dónde: El tratamiento se puede recibir en el hogar, la escuela, programas universitarios para patología del habla y del lenguaje, clínicas privadas u hospitales ambulatorios.

Cuándo: Lo idóneo es identificar y tratar a los niños con trastorno específico del lenguaje a una edad temprana, pero las personas también pueden responder bien, independientemente de la edad en la que comiencen el tratamiento. Este depende de la edad y de las necesidades de cada persona. Comenzar el tratamiento temprano puede ayudar a los niños pequeños a:

  • Adquirir elementos faltantes de gramática.
  • Ampliar su comprensión y uso de palabras.
  • Desarrollar habilidades de comunicación social.

Para los niños en edad escolar, el tratamiento puede centrarse en comprender las instrucciones en el aula, lo que incluye ayudarles con problemas como:

  • Seguir las instrucciones.
  • Comprender el significado de las palabras que usan los maestros.
  • Organizar la información.
  • Mejorar las habilidades de hablar, leer y escribir.

En caso de sospechar de que vuestro niño pueda padecer algún tipo de deficiencia del lenguaje o pérdida auditiva, deberéis acudir al pediatra y que éste os derive al especialista.

En caso de confirmar una posible pérdida de audición, podéis Solicitar una Cita en nuestros Centros GAES Junior para revisar la audición de vuestro pequeño y realizar cualquier tipo de consulta respecto a su salud auditiva sin compromiso.

Fuentes:

nidcd.nih.gov

Artículos relacionados

Recursos para el aprendizaje de los niños con pérdida auditiva

Leer más

Leer ayuda al desarrollo de los niños

Leer más

¿Prestamos atención a los juguetes de nuestros niños?

Leer más

Estimulación emocional del Bebé

Leer más

Suscríbete a nuestra Newsletter

Compartiremos con vosotros nuestros próximos consejos para el cuidado y desarrollo de vuestros Juniors, y os mantendremos informados de nuestros próximos encuentros para que sigamos compartiendo momentos mágicos.

Gracias por seguirnos

Os mantendremos informados con nuevos consejos y próximos encuentros GAES Junior
¡Estamos deseando veros! :D