Perdida auditiva en Adolescentes: síntomas, prevención y ayudas

La pérdida de audición en la adolescencia supone un considerable obstáculo para el bienestar emocional y el desarrollo personal del adolescente.

La pérdida de audición en la adolescencia, un obstáculo para el bienestar emocional y el desarrollo personal

La pérdida de audición es un problema de salud crónica que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos y responde, en muchos casos, a las consecuencias de unas rutinas que pueden llegar a ser muy dañinas. Pero hay un caso particular que es alarmante para los especialistas: los adolescentes.

Nuestros adolescentes son habituales consumidores de nuevas tecnologías y entre sus gustos más generales está el de escuchar música habitualmente además de consumir productos multimedia. A menudo encontramos que nuestros jóvenes escuchan la música o la televisión a un volumen más alta de lo normal y mucho tiempo lo cual puede crear problemas auditivos en el futuro. Algunas investigaciones apuntan que habrá una generación de sordos precoces, pese a que puede ser prevenible. Es importante que, como padres, seamos conscientes de los peligros de las rutinas de nuestros adolescentes.

Un 30% de los jóvenes tendrán trastornos auditivos por culpa del ruido

Se estima que el 30% del segmento etario comprendido por púberes, adolescentes y jóvenes (entre 10 a 24 años) tendrán trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral al llegar a la edad adulta. La lesión inducida por los nuevos hábitos de consumo musical (a través de teléfonos móviles y reproductores de audio con auriculares a volúmenes muy elevados) afecta a adolescentes y jóvenes, con el agravante de que no se consulta a tiempo o se ignora la pérdida auditiva hasta que es acentuada.

Según la Organización Mundial de la Salud bastan ocho horas de exposición a un ruido de más de 90 decibeles para afectar a un grupo de células del oído interno y lesionarlas definitivamente. Además del hábito de escuchar música con auriculares a volúmenes demasiado elevados, esta misma población de riesgo suele asistir a recitales, concurre a bares o boliches y, además, estudia o trabaja en grandes centros urbanos con una enorme contaminación sonora. Entonces, tenemos la fórmula perfecta para favorecer la aparición de patologías auditivas que podrían prevenirse.

Síntomas de pérdida auditiva en la adolescencia

Una de las causas más comunes en la sordera en la adolescencia es el ruido. El primer síntoma tras ser expuesto a un ruido fuerte es la aparición de un zumbido (acúfenos o tinnitus) en sus oídos. Sucede, por ejemplo, tras un concierto de música o tras un rato en una discoteca; lugar que visitan con asiduidad nuestros adolescentes. Este zumbido que se escucha tras un evento así, significa que algunas células empezaron a dañarse. Como habitualmente este pitido desaparece horas o días después, se le resta importancia y es posible que el joven ni lo mencione. Sin embargo, es una señal de alerta a la que debemos estar atentos y concienciar a nuestros adolescentes a evitar exponerse así a tanto ruido.

Sin embargo, cuando el zumbido es permanente, el daño ya es irreversible. En esa etapa ya estamos en presencia de un problema serio que limita la calidad de vida de nuestro hijo en múltiples situaciones: sus relaciones sociales y laborales, su capacidad de aprendizaje y su propio desarrollo personal y emocional. La solución en estos casos es recurrir a dispositivos médicos auditivos como los audífonos.

Claves para prevenir la pérdida auditiva en la adolescencia

Para prevenir la sordera en la adolescencia, muchas veces no se requiere tomar medidas demasiado restrictivas ni estrictas. A veces basta con algunos cambios que ayuden a que nuestros adolescentes mantengan una buena salud auditiva.

Algunos de los consejos de prevención de la sordera en la adolescencia, son:

  • Evitar la exposición a sonidos muy fuertes.
  • Usar los auriculares por períodos cortos y a un volumen moderado.
  • Emplear protectores auditivos para el ocio cuando acudan a algún concierto de música en el que sepan que no podrán evitar el exceso de ruido.
  • No zambullirse en el agua sin protectores auditivos y mantener el oído siempre seco para evitar infecciones.
  • Evitar que se introduzcan objetos en los oídos como bastoncillos. Eso puede dañar el oído interno y generar complicaciones.

¿Cómo podemos concienciar a nuestros hijos adolescentes de la importancia de la salud auditiva?

En 2021, según el estudio realizado por GAES sobre la salud auditiva de los jóvenes, de entre 16 y 35 años, muestra que al 60% de los entrevistados no les preocupa su salud auditiva, por el contrario 1 de cada 3 reconocen haber sufrido hipoacusia. A la pregunta de por qué no prestan atención a su salud auditiva, éstos apelan a tres motivos principales: el desconocimiento y falta de concienciación (63%), la subestimación de los problemas auditivos (59%) y el rechazo y estigma social que supone la pérdida de audición y el tener que llevar audífonos (33%).

Como padres es importante que concienciemos a los hijos de la importancia de acudir al otorrinolaringólogo ante cualquiera de estos síntomas, sobre todo si hay antecedentes familiares. Pero, ¿cómo hacerlo?

  • Informarles de cómo utilizar de forma correcta los auriculares: éstos se introducen en el oído, lo que aumenta el riesgo de infecciones en la piel del conducto del oído externo, y si además se comparten entre varias personas, algo que suelen hacer los adolescentes, el riesgo es mayor.
  • Concienciarles de las consecuencias de los problemas auditivos cuando sean mayores y de la importancia de cuidar también su salud auditiva igual que su salud dental o su salud en general.
  • Acompañarlos a revisiones periódicas y visitas al otorrino para comprobar el estado de su salud auditiva, igual que hacen visitas periódicas a otros médicos como el dentista, alergólogo, etc.
  • Buscar ejemplos de adolescentes con problemas auditivos e influencers y que les ayuden a normalizar que tener problemas auditivos hoy en día no suponen una barrera para su futuro.

Proteger la audición en adolescentes

Saber más

Apoyar a adolescentes con pérdida auditiva

Saber más

Soluciones auditivas para adolescentes

Saber más

Pruebas de auditivas en adolescentes

Las dificultades auditivas deben ser detectadas y diagnosticadas por medio de pruebas realizadas por un otorrinolaringólogo o un audioprotesista. Pueden realizarse varias pruebas auditivas para determinar el origen o la tipologia e intensidad de la pérdida auditiva, los adolescentes ya son plenamente conscientes de sus capacidades y limitaciones por lo que se les realizan pruebas auditivas como a los adultos: las otoemisiones acústicas, las impedanciometrias o las audiometrías.

Más sobre pruebas auditivas

Diagnóstico audiológico con Emisiones Otoacústicas

Ver vídeo: Diagnóstico audiológico con Emisiones Otoacústicas

Audiometría infantil Técnicas Electrofisiológicas

Ver vídeo: Audiometría infantil Técnicas Electrofisiológicas