Prevención

Consejos para vuestros Bebés

Prevención Consejos de prevención Para vuestro Bebé

Consejos para vuestros Bebés

Ya desde el vientre materno, nuestros bebés empiezan a oír sonidos que les ayudan a crear conexiones neuronales y que les proporcionan tranquilidad o excitación. Es por ello que, desde que nacen, es fundamental cuidar de su salud auditiva con mucho mimo y atención. Asimismo, siempre recomendamos hacerle su revisión auditiva para verificar y detectar a tiempo posibles deficiencias auditivas.

Es importante mantener siempre nuestra atención al entorno que rodea al pequeño, pues algo tan simple como una infección, puede ocasionar una pérdida de audición permanente.

Asimismo debéis observar a vuestro hijo para valorar si oye bien siempre, si oye bien por temporadas… También es muy importante jugar con vuestro hijo, estimularle y hablarle continuamente.

Es importante, por ejemplo, ir hablándole y explicarle todo lo que hay en su entorno cuando lo paseamos en su cochecito o va cogido de vuestra mano. Es bueno explicarle todo aquello que vaya viendo y que le llame la atención. Es una buena manera de que vaya adquiriendo mayor riqueza de lenguaje.

El siguiente listado de consejos puede ayudaros a prevenir posibles deficiencias auditivas en vuestros bebés, sobre todo, en los primeros meses de vida, cuando son más vulnerables:

  • No es bueno introducir bastoncillos en sus oídos. Los oídos deben limpiarse solo de manera superficial. Debéis saber que la cera de los oídos les protegen de las otitis. Con los bastoncillos lo que se logra es empujar el cerumen hacia la parte interna del oído y esto puede provocar tapones que a la larga pueden producir infecciones, además de daños en el tímpano.
    Os recomendamos entonces limpiar sus oídos durante el baño, con un paño húmedo o toallita. Debéis limpiar bien el conducto auditivo y el pabellón auricular, no metiendo nada en el conducto, ni siquiera un bastoncillo para evitar taponarlo.
    En el momento del baño o si lo lleváis a la piscina, debéis intentar no mojar sus oídos. El agua puede almacenarse en el oído medio e interno y producir así otitis. Durante el invierno, las otitis se generan sobre todo por los cambios de humedad y temperatura. Es muy importante que les sequéis bien los oídos al salir del agua.
    Si tenéis miedo de que se mojen sus oídos, os recomendamos el uso de moldes para el baño, que ayudarán a que tu bebé esté bien protegido.
  • No exponer al pequeño a entornos con mucho ruido, pues ellos son más sensibles a cualquier estímulo externo. Están recién incorporados al mundo y cualquier luz cegadora, ruido estruendoso o movimiento brusco, les puede provocar alteraciones sensoriales negativas. Es bueno guardar un clima de tranquilidad, juego moderado y temperatura cálida, para cuidar de su salud.
  • Si le das un paseo al bebé, es necesario taparle bien su cabecita y oídos pues el viento y el frío contribuyen a crear infecciones y a debilitar el sistema inmunológico.
  • Si tu bebé está resfriado, debes vigilar especialmente sus oídos, pues la mucosidad e infección tienden a subir por los conductos nasales hasta el conducto auditivo, provocando infecciones, otitis o tapones en los oídos.
  • El bebé no debe estar en entornos llenos de humo, no sólo porque contamina sus pulmones, sino porque además, puede ocasionar infecciones en las mucosas, como en los oídos.
  • Tener a vuestro hijo al día con las vacunas ayuda a prevenir posibles catarros o virus del sistema respiratorio y en consecuencia, le previenen de resfriados o infecciones que puedan generarles problemas en el oído.
  • Evitar tener al bebé cerca de personas o niños con síntomas gripales para prevenir que el pequeño se contagie. Aunque muchas veces eso es pedir mucho, siempre es bueno mantener además a nuestro bebé bien alimentado y protegido para que se haga más resistente a cualquier tipo de virus. Esto incluye que la mamá, el papá o quien se ocupe del pequeño, tengan las manos limpias siempre que cuiden del niño, pues transmitimos bacterias que, a veces, al sistema inmunológico de nuestro bebé le cuesta rechazar.

Para el cuidado auditivo en adultos

Nuestros audífonos

Apúntate a la calidad de vida

Comunidad de salud auditiva

Para profesionales médicos

Programa de patrocinio deportivo

El corazón de GAES