Prevención

Consejos para vuestros Niños

Prevención Consejos de prevención Para vuestros Niños

Consejos para vuestros Niños

No sólo los bebés son sensibles al entorno y costumbres que le rodean, pues también nuestros peques de la casa, con toda la energía que tienen y con las ganas de descubrir mundo, pueden verse en riesgo en más de una ocasión. Aunque ya hablan, andan y juegan por sí solos, es importante estar aún más alerta de los peligros del día a día que a veces pasan desapercibidos.

Aquí os dejamos una serie de consejos que os ayudarán a prevenir posibles afecciones auditivas:

  • Cuidar de que el pequeño no se introduzca ningún objeto en los oídos. Cualquier objeto puede perjudicar gravemente su conducto auditivo y ocasionarle sordera permanente o alguna infección que favorezca la pérdida auditiva.
  • Si vuestro pequeño se va a bañar en la piscina, en el mar o en el río, es importante protegerle sus oídos con protectores auditivos, como moldes de baño y/o bandas protectoras. De esta forma evitamos la típica otitis por contacto con el agua, que puede tener al pequeño con fiebre y dolor varios días. Además, deberemos secar muy a menudo con un trapito el conducto auditivo externo, para evitar que el oído se mantenga siempre húmedo.
  • En verano, el peligro está en que los niños, al entrar y salir del agua, suelen mantener el oído siempre húmedo; factor que puede causar otitis y hongos. Es por ello que es recomendable secar siempre el oído de nuestro pequeño después de cada chapuzón. Además de esto, deberemos impedir que nuestros hijos se lancen de golpe al agua pues esta acción, que suelen hacer muy a menudo, puede someter al oído a mucha presión hasta el punto de perjudicar su salud auditiva.
  • En invierno, tanto el frío como los catarros son los que pueden ocasionar que nuestro pequeño padezca de otitis. Es por ello que se recomienda usar tapones de los oídos, orejeras o gorros. Sin embargo, si nuestro pequeño ya tiene otitis, no debemos taparlo con un protector de oído, pues la infección puede pasarse al tapón y así el oído nunca estará libre de infección.
  • No exponer al pequeño a entornos con mucho ruido, pues pueden ocasionarle dolor de oído, e incluso pérdida auditiva.