Pruebas auditivas en bebés, niños y jóvenes

Para evaluar un caso de pérdida de audición infantil o adolescente hay pruebas auditivas objetivas y subjetivas, con múltiples opciones según la edad.

Pruebas de revisión y diagnóstico auditivo en niños y adolescentes

Cuando los bebés son pequeños suele ser complicado determinar si oyen bien o no, por eso ante cualquier signo de alarma, lo mejor es llevarle al pediatra para que evalúe si necesita hacerle algún examen específico. En tal caso y, en función de la edad del niño, le podrá enviar con el especialista otorrino para realizarle pruebas auditivas para detectar la posible hipoacusia.

Estas pruebas auditivas son métodos que llevan a cabo médicos, técnicos y terapeutas con entrenamiento para medir la audición y generalmente se solicitan para hacer diagnóstico de hipoacusia. Según la Organización Mundial de la Salud se define hipoacusia “como la pérdida de la capacidad de oír, bien sea total o parcial.”

Estas pruebas auditivas se pueden hacer desde el nacimiento hasta la adolescencia, y esto aplica también en niños a término como en prematuros, ya que embriológicamente las estructuras del oído inician su formación base entre la tercera y quinta semana de gestación hasta las veinte semanas, donde posteriormente viene un proceso de maduración en las estructuras cerebrales por el proceso de mielinización. Este proceso es importante ya que consiste en el recubrimiento de los axones (parte de las células nerviosas o neuronas) de una sustancia blanca que los protege y que ayuda en la transmisión de la información.

Tipos de pruebas auditivas infantiles

En nuestros Centros Auditivos Infantiles GAES Junior realizamos diversos tipos de pruebas que nos permiten evaluar y detectar la pérdida auditiva del niño, en un entorno agradable y “mágico”. Las múltiples pruebas auditivas adecuadas para los niños podemos categorizarlas en dos tipologías: pruebas objetivas y pruebas subjetivas.

Pruebas auditivas objetivas

Las pruebas auditivas objetivas son aquellas que no necesitan la participación activa del niño y sus resultados son 100 por cien fiables, generalmente la mayoría de ellas se realizan en un hospital o en la consulta de un otorrinolaringólogo.

Otoemisiones acústicas (OEA)

Es una prueba objetiva que mide la respuesta del oído interno del niño al sonido. Es una de las pruebas más usadas en recién nacidos y lactantes menores porque es poco invasiva. Se puede hacer con el bebé o el niño despierto, en recién nacidos e incluso en prematuros, aunque no está recomendada en bebés de menos de 2 kilogramos de peso.  En varios países es una prueba obligatoria de detección precoz para la pérdida auditiva, que se suele llevar a cabo a las pocas horas de vida.

Se compone de una sonda acústica que se introduce en el oído del niño y que contiene dos micrófonos y un altavoz. Se basa en un estímulo acústico que activa las características micro mecánicas de la cóclea, el principal órgano auditivo que se encarga de transmitir las señales nerviosas al cerebro. Al recibir el estímulo, la cóclea emite sonidos, ecos cocleares, que son transmitidos al conducto auditivo externo, donde se pueden registrar y grabar.

Sin embargo, es una prueba que sólo mide una parte de la vía auditiva, por lo que, si sale negativa, se debe pasar a realizar pruebas más especializadas.

Potenciales evocados de tronco (PEATC)

Es una prueba objetiva que recopila los cambios en las ondas auditivas cerebrales frente a un estímulo sonoro y estiman el grado de actividad eléctrica cerebral, por lo que, a diferencia de la anterior, sí evalúa todos los elementos de la vía auditiva. Es una prueba que se únicamente puede realizarse en el hospital con el personal médico especialista y dura entre 30 y 60 minutos.

Para obtener los datos se le colocan unos electrodos en la frente y detrás de la oreja para recoger la señal que provoca la estimulación del sistema auditivo que hace través de unos cascos. El niño recibe sonidos a distintas intensidades (entre 0 y 110 decibelios) a través de los auriculares y poder registrar las diferentes lecturas.

Esta prueba generalmente se indica en lactantes mayores a 6 meses y algunos documentan que incluso a partir del año de edad, ya que depende parcialmente del proceso de mielinización. Otra limitante que posee es que debe realizarse mayoritariamente bajo sedación, ya que el niño debe permanecer tranquilo, dando un margen amplio de objetividad en su resultado. Si el bebé fue prematuro, debe hacerse tomando en cuenta la edad corregida, no la cronológica.

Potenciales evocados auditivos de estado estable (PEAee)

Esta porueba se realiza en hospitales con el personal médico especialista. El niño tiene que estar dormido y tiene una duración de unos 45 minutos, se le colocan unos electrodos en la frente y detrás de la oreja para recoger la señal que provoca la estimulación del sistema auditivo que se envía a través de unos cascos.

Se trata de obtener una respuesta cerebral a un sonido o estímulo acústico repetitivo; la respuesta se mantiene durante todo el tiempo que esté presente el estímulo.

Timpanometría

En la timpanometría se coloca un dispositivo en el oído que cambia la presión del aire y hace que el tímpano se mueva de un lado a otro. Una máquina registra los resultados en un gráfico llamado timpanograma. La prueba mide las respuestas del oído al sonido y a las presiones atmosféricas.

Pruebas objetivas en la Audiometría infantil

Ver vídeo: Pruebas objetivas en la Audiometría infantil

Diagnóstico audiológico con Emisiones Otoacústicas

Ver vídeo: Diagnóstico audiológico con Emisiones Otoacústicas

Pruebas auditivas subjetivas

Las pruebas subjetivas en audiología infantil necesitan de la participación del niño. Este tiene que responder de forma activa a los estímulos auditivos que le propondrá el audioprotesista aunque, claro está, hay que tener en cuenta su edad y su capacidad de entendimiento. Todas ellas se realizan dentro de la cabina insonorizada.

Es importante que sepáis que las pruebas a efectuar se escogen en función del desarrollo madurativo del niño y no según su edad cronológica.

De 0 a 5 meses

Audiometría por observación de la conducta

Se hace la audiometría por observación de la conducta a bebés de entre 0 y 5 meses de edad y se basa en la detección de respuestas involuntarias al sonido como un giro de cabeza, la succión del chupete o dejar de respirar por unos segundos.

La experiencia y pericia del audioprotesista es fundamental pues el bebé puede moverse sin haber percibido en realidad el estímulo sonoro.

Hasta los 12 meses

Ewing Test

La prueba Ewing Test se realiza a bebés hasta los 12 meses y solo se emplean estímulos sonoros cotidianos como la voz, el sonido de un juguete, el sonido de un papel al arrugarse o al rasgarse, etcétera.También se basa en la observación pero la clave está en los sonidos que se le proponen al niño.

Esos estímulos se escogen teniendo en cuenta las frecuencias graves y agudas, y la intensidad (aproximadamente unos 35 decibelios).

De 6 meses a 3 años

Audiometría por refuerzo visual

Las audiometrias por refuerzo visual o también conocidas como reflejos de orientación condicionado (ROC-SUZUKI), se realiza entre los 6 meses y los 3 años de edad y permite dibujar una primera curva audio métrica pues el audioprotesista empleará tonos puros y el niño tiene que buscar el origen del sonido a través de una recompensa visual como un muñeco con luces y movimiento.

A partir de 2 años

Audiometría lúdica

La audiometría lúdica sin auriculares se hace a niños con edades comprendidas entre los 2 y los 3 años de edad y que no toleran los cascos. Se efectúa dentro de la cabina sin auriculares, comprobando la respuesta voluntaria del niño a los tonos puros mediante un condicionamiento lúdico (Peep-Show o similares). A esta prueba se la llama de “campo libre” porque al niño no se le pondrán auriculares.

Las audiometrías lúdicas con auriculares se hacen a partir de los 3 años y permite trazar las curvas de los dos oídos tanto por vía aérea, a través de los auriculares, como por vía ósea mediante una diadema que transmitirá las vibraciones sonoras de tonos puros directamente a los huesos del oído. Esta prueba es una propuesta de estímulos sonoros que se le hace al niño a través de unos auriculares que le aislarán de cualquier sonido exterior. Si oye los diferentes sonidos que el audioprotesista le propone a través de los cascos, tiene que demostrarlo depositando, por ejemplo, una pelota en un cubo.

GAES Junior ha desarrollado un kit de instrumentos y juguetes sonoros calibrados y certificados que permiten obtener información fiable sobre las respuestas que está dando el niño.

Desde los 5 años

Logo Audiometría

Sirve para evaluar la capacidad del niño para escuchar y entender el lenguaje. Al pequeño se le plantean una serie de palabras cotidianas y que debe repetir.

Sus respuestas no solo aportan a qué umbral de decibelios detecta una palabra sino también cuál es su umbral de sonido para mantener una conversación y su capacidad para comprender el lenguaje hablado. En algunos casos se proponen imágenes que los niños tienen que identificar.

Audiometría Conductual Dr. Rodríguez

Ver vídeo: Audiometría Conductual Dr. Rodríguez

Pruebas auditivas diseñadas para niños

Si detectas signos de pérdida auditiva en tu hijo/a debes acudir a un otorrinolaringólo para que realice un diagnóstico, y si se diagnostica hipoacusia en su hijo/a es imprescindible acudir a un audioprotesista infantil, que determine el grado de pérdida de audición del niño y pueda explicaros en detalle los resultados de las pruebas y asesoraros sobre las prótesis adecuadas que permitirán a su pequeño percibir sonidos y normalizar su vida.

En GAES Junior contamos con entornos y pruebas auditivas diseñados expresamente para los niños y un conjunto de profesionales especializados en audiología infantil, loc cuales no solo están al día en tecnología auditiva sino también cuentan con una formación en psicología para atenderos con la empatía y la proximidad que necesitáis.

Isa Audioprotesista GAES Junior

Ver vídeo: Isa Audioprotesista GAES Junior

Nuevos Centros GAES Junior

Ver vídeo: Nuevos Centros GAES Junior

Pérdida auditiva en bebés y preescolares

Saber más

Pérdida auditiva en niños en edad escolar

Saber más

Pérdida auditiva en niños en edad escolar

Saber más