Soluciones

Otros cuidados adicionales

Soluciones Audífonos infantiles Cuidado de los audífonos Otros cuidados adicionales

Otros cuidados adicionales

Además de los descritos anteriormente, existen otros cuidados adicionales que hay que tener en cuenta:

  • Mantener el audífono fuera del alcance de las mascotas.
  • Evitar que sufran golpes, caídas o roturas.
  • Evitar que esté expuesto a fuentes de humedad, al calor excesivo o al sol.
  • Si el niño es pequeño es posible que se los quite con frecuencia así que hay que colocárselos con un clip sujeto a la ropa para evitar que se pierdan.
  • No mojar el audífono.

Sobre este último consejo, si se lleva una vida activa, el audífono puede mojarse por accidente o simplemente por descuido y no haberlo quitarlo antes de darse una ducha.

En el caso de que se moje un audífono lo primero que debemos hacer es apagarlo. Luego retiramos la pila y la secamos cuidadosamente con un trapo seco. A continuación sacaremos toda el agua posible agitando el audífono, pero antes asegurándonos de que el compartimento de la pila está abierto. Para acabar, ponemos el audífono sobre papel de periódico y lo colocamos encima de un radiador a temperatura moderada durante unas horas.

Usar un deshumificador también puede ser muy útil para estos casos ya que este sistema, además de secar el cerumen, eliminar el mal olor y las bacterias, elimina toda la humedad que haya podido quedar.

Por otro lado, si el audífono se moja con agua salada o sucia hay que enjuagarlo inmediatamente con agua dulce antes de colocarlo en el des humificador.

Si tras seguir los consejos indicados anteriormente el audífono sigue sin funcionar, será señal de que algo falla en el circuito electrónico del aparato. Será momento entonces de acudir a su centro de audiología por si es necesario que lo reparen.